30.5.11

Bizcocho de Madeira


Este bizcocho es perfecto para tartas.  Es consistente pero jugoso, por lo que no necesita que lo emborrachemos con ningún tipo de líquido (almíbar, etc).  Yo nunca he "esculpido" tartas pero he leído mucho sobre ello y parece ser que es un bizcocho estupendo para este tipo de tartas.  No se desmorona y mantiene las formas de corte que le queramos dar.  No se si algún día me meteré en este mundillo pero, si me decido, seguro que utilizaré este tipo de bizcocho.


Necesitamos
  • 4 huevos (temperatura ambiente)
  • 200 grs de mantequilla o margarina (temperatura ambiente)
  • 200 grs de azúcar
  • 200 grs de harina con levadura
  • 100 grs de harina de trigo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

Mezclamos el azúcar con la mantequilla hasta que se hayan incorporado por completo.  Con unas varillas batimos hasta que la mezcla se ponga suave y esponjosa y haya incrementado bastante su volumen.

Añadimos los huevos directamente a la masa, uno a uno.

Mezclamos las harinas y las añadimos a la masa al tiempo que la tamizamos.  Cuando hayamos terminado con la harina (quedará una masa muy densa), añadimos la esencia de vainilla.

Yo suelo utilizar, durante todo el proceso, las varillas eléctricas de montar claras a punto de nieve porque así incorporamos aire a la masa y nos queda más esponjoso el bizcocho.

Engrasamos con mantequilla el interior del molde y lo espolvoreamos harina.  Repartimos la harina moviendo el molde y dándole golpecitos para que ésta se vaya pegando ligeramente a la mantequilla por toda la superficie del molde.  Retiramos el exceso de harina poniendo el molde boca abajo y dándole unos golpecitos.

Echamos la masa en el molde y la repartimos bien por toda su superficie.  Horneamos a 170 ºC (arriba y abajo) durante 35 minutos.
Sacamos el bizcocho del horno y dejamos que se enfríe en el molde antes de desmoldarlo, para que no se nos rompa. 

Notas:
  • No rellenar ni cubrir hasta que no esté frío del todo.
  • Es mejor esperar 24 horas para que se asiente.  En este caso lo cubrimos con plástico de cocina o metemos en una bolsa y lo conservamos en la nevera.
  • Se congela estupendamente por lo que podemos hacerlo con antelación y sacarlo unas horas antes de decorarlo.

1 comentario :

  1. Tiene que estar muy rico. Sabes, no había oido hablar de esculpir bizcochos, que curioso!
    Un beso y buena semana

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)