9.6.11

Emparedados de jamón y queso



Hoy vengo cargada de recuerdos y más clásica imposible.  Con unos emparedados de los de toda la vida.  De pequeña me encantaba este rico bocado que nos solía preparar mi abuela.  Cómo me gustaban, recién hechos, calentitos, con el queso derritiéndose y el pan jugoso por la leche.  Mmmmmmmm yummie yummie.

Una delicia rápida, fácil, barata y de andar por casa.  Se hacen en un pis pas y seguro que tenéis todos los ingredientes. 

¿Os animáis a prepararlos para la cena?


Necesitamos (para 12-14 emparedados)
  • Pan de barra del día anterior
  • Jamón de York loncheado
  • Queso loncheado (yo usé Cheddar)
  • 125 ml de caldo de cocido
  • 125 ml de leche
  • 2 huevos
  • Aceite para freír

Preparación

Cortamos el pan en rebanadas de 1 cm de grosor como máximo.

Cortamos el jamón y el queso en trozos del mismo tamaño que las rebanadas de pan y colocamos una loncha de cada entre dos rebanadas de pan (a modo de sandwich).

Ponemos los emparedados en una fuente amplia en la que nos quepan todos sin apilar y los regamos con la mezcla del caldo y la leche.  Les damos la vuelta varias veces para que se empapen bien de la mezcla.  Si fuera necesario, rociamos los emparedados con un poco más de leche de modo que queden bien jugosos.

Pasamos los emparedados por el huevo batido, por ambos lados, y los freímos en aceite caliente por ambas caras hasta que estén doraditos.

Los escurrimos en una fuente con papel absorbente para retirar el exceso de grasa.

Servimos y...¡disfrutamos!

Nota:
  • Los emparedados admiten todo tipo de rellenos así que, si no tienes estos ingredientes, seguro que encuentras algo en tu despensa con que hacerlos (atún y tomate, bacon, chorizo, sobrasada, etc).
  • Es muy importante que el pan sea del día anterior para que no se nos deshaga al mojarlos en la mezcla de caldo y leche y los podamos manipular con facilidad.

9 comentarios :

  1. No sabes como me gustan!, sobre todo los de chorizo, esos son mi pasión, la pena es que apenas los hago por que los puñeteros tienen un montón de calorias y claro como no soy capaz de tomar un par de ellos solo pues....
    Un beso guaapa y que los disfrutes

    ResponderEliminar
  2. Me encantan, hace siglos que no los preparo, como ya no tengo a mis hijas en casa. Te han quedado estupendos.
    Temgo que volver a hacerlos.
    Un abrazo.

    www.cocinandoencasa.net
    www.dulcisimosplaceres.net
    www.todasmisrecetasdecocina.net

    ResponderEliminar
  3. Buenisimos, aprovechare cuando haga cocido para guardar algo de caldito y hacerlos.

    ResponderEliminar
  4. Hay, se me fue el comentario!!! :(
    Te decia que olvidabas dar una buena razón por la que el pan era importante que fuese duro...porque no hay que tirar nada!!! :)
    Tus emparedados son de DIEZ y ya me gustaria pillar uno para este mediodia!!!
    Mil besitos mi linda Carmen!:)

    ResponderEliminar
  5. Estos no son de régimen... verdad? tienen que estar buenísimos ¡¡

    ResponderEliminar
  6. Muy light no es que sean... ;-) pero qué cosa por favor... Lo sencillo es la mayoría de las veces lo mejor, no crees?

    ResponderEliminar
  7. Bonito homenaje es el que haces a tu abuela al replicar esta deliciosa receta de emparerado.Se ve delicioso.

    Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  8. Qué cosa más rica! Y facilito!

    ResponderEliminar
  9. Qué buenos, son como torrijas rellenas no? Me gusta, me gusta :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)