16.6.11

Salsa bechamel



La bechamel es posiblemente la salsa que más me gusta y la que más recuerdos me trae de la niñez.  Cuando mi madre la preparaba en casa, yo solía pedirle que me dejara rebañar la sartén.  Luego pedí que me enseñara a hacerla y tomé las riendas frente al fuego removiendo constantemente al tiempo que observaba cómo espesaba.

¡Qué tiempos aquellos!

Ahora es mi hija quien me pide que le deje rebañar la sartén y para quien suelo dejar un poquito más de lo meramente "rebañable" porque se la ilusión que le hace encontrarse con ese extra de salsa que saborear.  Espero que pronto me pida hacerla y que, poco a poco, se vaya metiendo en el gran mundo de la cocina.  Pero, sobre todo, espero que la disfrute tanto como yo.


Necesitamos
  • Aceite de oliva suave
  • 1 cucharada rasa de harina de trigo
  • 600 ml de leche
  • Sal

Preparación

Cubrimos la base de una sartén con el aceite (unas 4-5 cucharadas).  Cuando esté caliente añadimos la harina, removemos hasta su disolución y apagamos el fuego.  Continuamos removiendo durante un par de minutos hasta que la harina adquiera un color dorado.

Apartamos la sartñen de la fuente de calor y dejamos que se temple un poco antes de continuar.  Mientras tanto, calentamos 200 ml de leche templada en el microondas.  Un minuto será suficiente.

Añadimos la leche templada a la sartén y removemos hasta que se mezcle bien con la harina.  Encendemos nuevamente el fuego y cocemos la salsa lentamente y sin dejar de remover, mientras agregamos el resto de la leche, poco a poco, y cada vez que veamos que la salsa espesa.  Salamos al gusto.

Después de unos 15-20 minutos tendremos nuestra salsa lista.

Hay infinidad de trucos para conseguir una bechamel sin grumos.  Este es el mío aunque, a veces, necesito servirme de las varillas para que quede un acabado más suave.

¡Espero que os sirva de ayuda!

5 comentarios :

  1. Lo reconozco ¡¡soy un desastre con esta salsa!! Se la habré preguntado a mi madre 1256,89 veces y no hay manera, a ver si un día la hago despacito y queda bien,.......esta tuya es de lujo
    besos

    ResponderEliminar
  2. Una rica bechamel.!!. puesta encima de un puré de patatas y boloñesa me encanta. Hoy no lo he hecho por no hacer la bechamel, mira que soy perezosa para según qué cosas. besos

    ResponderEliminar
  3. Hola chiquitina!!!! :)
    Que bonita entrada, y como me recuerdas a mi misma..de pequeña y de grande!!!!
    Yo tambien hago la bechamel con aceite de oliva y a veces me sale genial y a veces tengo que echar mano de la batidora para subsanar el estropicio!!
    Enfin, depende del dia, no?????
    Por cierto, que tal el dia preciosa???..yo a penas he tenido tiempo de nada, y ya se me fue!:(
    hasta mañana linda Carmen!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Es una de las salsas clásicas que se emplean a menudo y aunque parece fácil hay que pillarle el truco.
    A mi también me gusta hacerla con aceite de oliva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué buena, nunca consigo que me quede3 como a mi madre, me cuesta pillarle el truco, y mira que es básica, jejejeje

    un beso

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)