5.7.11

Masa de bechamel para croquetas



Lo prometido es deuda y, como dije ayer, este mes voy a dedicar un poco de tiempo extra a las croquetas.  ¡A ver si así consigo animaros a que participéis en el HEMC #56 del que soy anfitriona!

Empezaré por la masa de croquetas.  Esta es la receta que generalmente utilizo yo, legado familiar con alguna pequeña aportación propia.

A esta masa le añadiremos pollo, jamón, bacalao o cualquier otro ingrediente que nos guste.  La masa de las fotos lleva unas sobras de pollo asado finamente picado, aproximadamente 1/2 vaso (no podría decir su equivalencia en peso).

También podemos utilizar caldo en lugar de leche, o parte de leche y parte de caldo.  Lo importante es respetar las cantidades para que consigamos la consistencia justa.

Otra masa para croquetas saladas es la de patata o podemos prepararlas dulces: de arroz con leche (pinchad aquí para ver las mías), de chocolate, de fruta, etc.  Sobre esto escribiré más adelante.

Por lo demás, se pueden preparar croquetas con infinidad de ingredientes.  Yo suelo aprovechar sobras de cocido o de pollo asado pero alguna vez he comprado ingredientes específicos para hacer alguna innovación: queso azul y nueces, sobrasada y bacon,anchoas y parmesano...entre otras.  En cualquier caso siempre parto de la misma base.  No me extiendo más y os cuento cómo la hago.


Necesitamos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 2 cucharadas rasas (aunque no en exceso) de harina de trigo
  • 400 ml de leche
  • 3 quesitos en porciones
  • Sal

Preparación

En una sartén de base amplia calentamos el aceite.  Añadimos la harina y removemos hasta que se haya integrado con el aceite.  Cuando la harina se haya dorado ligeramente retiramos la sartén del fuego y dejamos que se temple durante unos minutos.


Mientras tanto, calentamos la leche durante 2 minutos en el microondas.  Esto nos facilitará que se mezcle con la harina y no se formen grumos.

Colocamos nuevamente la sartén con la harina al fuego, calor medio alto, y añadimos la mitad de la leche, removiendo sin parar con una cuchara de madera y aplastando los grumos con el reverso en caso de que se formen.  Añadimos los quesitos y seguimos removiendo y aplastando con la cuchara.

Si nos quedasen grumos, en este momento podemos utilizar las varillas para deshacernos de ellos.

Poco a poco añadimos el resto de la leche sin dejar de remover.  Cuando hayamos acabado con la leche y la masa alcance el punto de hervor, bajamos el fuego a medio bajo y añadimos el pollo, jamón o el ingrediente que escojamos.  Salamos al gusto.


Continuamos trabajando la masa con la cuchara de madera durante 12-15 minutos antes de retirar del fuego.

La masa habrá alcanzado su punto de espesor cuando se despegue de los bordes de la sartén.

Una vez lista, la pasamos a una fuente.  La cubrimos con papel transparente, que toque la masa para que no se nos forme una capa dura en la superficie al enfriarse (ver foto arriba).
Una vez fría la podemos conservar en la nevera durante un par de días o congelar si no tenemos previsto preparar las croquetas en ese espacio de tiempo.

Yo suelo preparar la masa un día y monto las croquetas al día siguiente.  De esta manera la masa ha alcanzado un punto de espesor óptimo y resulta más fácil de manejar.

¡Felices croquetas!

24 comentarios :

  1. Maravillosa explicación sobre cómo preparar la bechamel para las croquetas, así se animan hasta los que nunca las han hecho. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo antes siempre la hacía a mano, pero ahora me la hace la Thermomix ahorro de energía humana...
    Me has dado una idea con lo de las croquetas de parmesano..

    ResponderEliminar
  3. Yo también las hago con la Thermomix, lo de a mano lo dejé hace muchos años. Espero hacer unas en estos días para presentarlas al HEMC de este mes.
    Un abrazo.

    www.cocinandoencasa.net
    www.dulcisimosplaceres.net
    www.todasmisrecetasdecocina.net

    ResponderEliminar
  4. Nunca he hecho recetas caseras, las tengo super pendientes de hacer! Porque no tienen ni pizca de comparación con las compradas. Me ha quedado muy claro con tu explicación, a ver si me animo pronto. Bss

    ResponderEliminar
  5. Un tutorial perfecto para preparar una buena bechamel... no quiero fanfarronear, pero tengo que decir que a mí me sale una bechamel también muy buena y en mi casa se chupan los dedos con mis croquetas, excepto un día, os cuento, ¿no os vais a creer que me paso?
    Rebocé las croquetas sin pasarlas por huevo... uuufff, al freirlas se quemaban y se deshacian, fue un lapsus, que nunca mais.
    jeje
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso tiene remedio! (para las que todavía no estaban en la sartén, claro) Se pasan por huevo y nuevamente rebozar con pan rallado. De hecho yo lo hago así siempre: pan - huevo - pan. Queda una corteza muy firme que permite trabajar con la bechamel un poco menos densa, de manera que, mientras están calientes, el relleno es casi líquido. De rechupete!

      Eliminar
  6. El quesito es una idea genial, además que gustito más rico, vamos que en cuanto puda me pongo las hago y se lo añado.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  7. Qué buen fundamento tiene que tener la bechamel, siendo imprescindible para toda croqueta. Con esta, tú receta, se quedarán suaves. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. yo no sé qué porras hago, que sigo la receta de mi excelsa madre pero siempre me quedan unos grumos de la pera... :(

    así que normalmente tengo que esperar a que haga las croquetas ella!

    ResponderEliminar
  9. Cómo me gustan las croquetas!

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Ay, madre, Carmen...si sólo se puede participar con croquetas típicas así con bechamel, yo no entro, eh....

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por la explicación! yo ya tengo en mente las que voy a preparar! me ha gustado mucho la idea de añadirle quesitos, me la apunto!! un besito

    ResponderEliminar
  12. Pues la verdad se agradece por no soy nada croquetera, en casa siempre hay polémica, que si son demasiado duras, blandas, las de mi abuela eran excepcional, bahhhhhh, conclusión se acabaron las croquetas caseras en casa, jajaj. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Estupenda bechamel, espero poder apuntarme al hemc de las croquetas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  14. Así animando al personal, para hacer croquetas, yo ya ponia el dedo...jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Siempre se aprende alguna cosa, que buen truquito el de los quesitos, una textura aún más rica. Gracias por compartir, besos.

    ResponderEliminar
  16. Unas explicaciones fantásticas y me quedo con la idea de poner quesitos a la masa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Excelente tutorial Carmen!!! lo tendré muy en cuenta en mis próximas croquetas, que por cierto, estoy tardandooooo... :)

    ResponderEliminar
  18. Hola Carmen, muchas gracias por venir a mi cocina. Yo me quedo en la tuya a disfutar de platos como éste, que tiene que ser una delicia.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Anónimo23.12.12

    He preparado esta receta hoy a mediodía y las croquetas han salido estupendas. Gracias por compartir con nosotros tus recetas. Te mando un saludo desde Alemania!

    ResponderEliminar
  20. Muy buena bechamel probar también echándole queso filadelfia en vez de quesitos ¨e vuala¨os chupareis los dedos
    Juan Jesús
    Madrid

    ResponderEliminar
  21. Muy buena bechamel probar también echándole queso filadelfia en vez de quesitos ¨e vuala¨os chupareis los dedos
    Juan Jesús
    Madrid

    ResponderEliminar
  22. Anónimo1.7.13

    Al fin se como hacer una salsa de béchamel para chuparse los dedos, muchas gacias Tia Alia.

    ResponderEliminar
  23. haber si me animo
    gracias

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)