9.11.11

Cogollos de Tudela rellenos de ternera



Esta receta la ví en el número de octubre de la revista Cocina fácil.  Aparecía como parte de un artículo promocional sobre carne de vacuno.

Ahí me estaba esperando esta maravilla, en una esquinita de la página, pasando completamente desapercibida, sin pena ni gloria.  Me fijé en ella porque yo me leo las revistas de cocina de principio a fín pero, cualquier persona que simplemente las ojee se habría limitado a pasar de hoja y punto.

Me llamó mucho la atención la presentación, que me resulta muy original, la combinación de ingredientes y la sencillez de su preparación.

No es la primera vez que cocino lechuga, de hecho hago una lechuga a la crema que está bien rica (momento auto-promocional, jeje), pero tenía mucha curiosidad por preparar esta receta (que está algo tuneada) y, sobre todo, por compartirla con vosotros.

A mí me pareció un entrante estupendo.  Medio cogollo por comensal es perfecto para ir abriendo camino a otro plato más fuerte.

¡Espero que os guste!


Necesitamos (para cuatro personas)
  • 2 cogollos de Tudela
  • 2 huevos "M"
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 180 grs de ternera picada
  • Sal y pimienta
  • Harina
  • Aceite de oliva suave

Preparación

Llenamos una cacerola de agua y la llevamos a ebullición.  Hervimos en este agua los cogollos de Tudela durante un minuto, los sacamos del agua y los colocamos en un recipiente con hielos para cortar la cocción.

Cuando los cogollos estén fríos, los retiramos del hielo y los partimos por la mitad.  Retiramos las hojas del interior para formar un hueco.  Dejamos secar sobre papel de cocina asegurándonos de retirar el exceso de humedad.  Si las hojas exteriores se nos desparraman, las sujetamos con un palillo y le damos forma de cestillo.  Salpimentamos la parte interior.

Batimos los huevos, añadimos la carne picada, el pan rallado y salpimentamos al gusto.  Rellenamos con esta mezcla los cogollos.
 

Cubrimos la base de un plato con harina y pasamos por ella lso cogollos rellenos, pero sólo el lado de la carne.  Sujetamos el cogollo en una mano y retiramos el exceso de harina sacudiendo ligeramente su superficie con la otra.

Este paso me resultó complicado porque el cogollo queda blando, es delicado de manejar y se puede salir el relleno.  Me ayudé de la hoja de un cuchillo ancho para levantar el cogollo del plato en que los enhariné.
   

En una sartén, calentamos el aceite.  Freímos, a fuego medio, los cogollos rellenos con la parte de la carne en contacto con la base.

Retiramos los palillos y servimos inmediatamente.

Notas
  • La cantidad de tiempo que los tengamos en la sartén dependerá del punto que queramos darle a la carne.  Yo lo tuve muy poco tiempo porque me gusta muy poco hecha - como se aprecia en una de las fotos).
  • Sólo se fríen por la parte de la carne.

18 comentarios :

  1. Son los primeros cogollos que veo rellenos de carne, siempre los he rellenado en frío.Me gustan! Bss

    ResponderEliminar
  2. Yo probé una crema hecha con lechuga de Arguiñano (bueno, la preparé yo pero la receta era de él) y quedé impresionada de lo buena que estaba, así que te creo cuando dices que esta receta te atrajo, debe ser una delicia y después de tanto plato de temporada le da un aire fresco al menú. Hay que probarlo, jeje...besos

    ResponderEliminar
  3. Que curiosos!! mis cogollos no pasan de la ensalada! pero rellenos me parece una idea genial! tomo nota! Besotes de la Vaca!

    ResponderEliminar
  4. la verdad es que es una receta muy curiosa, además que debe estar riquísima
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Carmen esta receta es original a no poder más, no se me habría ocurrido en la vida preparar los cogollos con la carne, genial niña.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Una delicia, sencilla pero con mucho sabor, me ha fascinado!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Jopé, esto queda de lujo, me ha encantado, capaz que cualquier tarde de éstas lo pongo en práctica. Yo también me leo las revistas de cocina hasta en el canto de las hojas, el otro día leyendo las cartas de consulta se me ocurrió una tropelía de postre que a ver si pongo en práctica, porque puede quedar de antología. Lo nuestro es vicio. Muchas gracias por felicitarme, hermosa. Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Ains nena, hoy no me quedo con tu receta, con la lechuga cocinada no puedo. Eso sí, se lo voy a proponer a mi costillo que seguro que le chifla. Hay veces que tenemos una receta delante de los ojos, que es maravillosa y no nos damos ni cuenta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. que pinta más estupenda, me encanta

    ResponderEliminar
  10. Carmen, pues si que es un entrante estupendo. Tiene una pintaza divina así que me alegro mucho de que la hayas compartido. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Holaaa, que receta más curiosa! me ha encantado tu presentación, queda de diez.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  12. A mi seguro que se me hubiese pasado, ya que sólo ojeo las revistas, y casi que no me fijo, después me las encuentro al mes y me creo que ni siquiera la he visto porque no me suena ninguna receta, ja,ja. Me alegro que tú si que te hubieras fijado, pues nos has enseñado esta estupenda receta gracias a ello. Me la llevo. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Carmen que original, pero se ve muy apetecible!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Tengo que animarme a cocinar la lechuga que no lo he hecho nunca, pero la receta tiene muy buen aspecto, aunque para mi la carne un poco más hecha.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Tienen una pinta estupenda tocaya,me ha encantado la receta!
    Yo también suelo cocinar la lechuga y frita me gusta mucho.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. A mí me pasa lo mismo, si cojo una revista de cocina me la leo enterita, pero es cierto que muchas veces hay platos que no nos llaman la atención y son un acierto. Yo desde luego probaré esta. Por cierto ya que estoy aquí me ha encantado la tarta de lunares que me había perdido. Bss
    Elena

    ResponderEliminar
  17. Pues fíjate que la crema de lechuga no es precisamente una receta que me llame mucho la atención, pero dadas sus propiedades, como por ejemplo, que ayuda conciliar el sueño, bien se merece una oportunidad, sobre todo por la noche, porque después de comer lo mismo nos quedamos dormidas esperando el tren, ja ja ja.

    ¿Así que has encontrado esta receta en Cocina Fácil? Es chula esta revista, ¿verdad? Y no te digo nada de sus especiales. Tienen uno de Navidad que no tiene desperdicio.

    Y esta receta, en medio de una página promocional, como si nada, no debería pasar desapercibida. Tiene muy buen aspecto y es muy fácil de preparar.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Un aperitivo muy original y estoy segura de que con gran éxito entre los comensales.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)