6.12.11

Terrina de membrillo y queso con salsa de hierbabuena


No se si os pasa a vosotros pero para mí hay dos categorías de libros de cocina.

Por una lado, esos pequeños libros que pasan a ocupar un lugar importante en nuestras cocinas.  Auténticas joyas que nos demuestran que no es necesario pagar mucho para contar con una recopilación de buenas recetas.

Por otro, están los libros que nos venden como grandes e indispensables, que vemos en los escaparates de todas las librerías y que nos meten por los ojos a la primera de cambio.  Libros que, no siendo malos, nos aportan poco y terminan siendo meros objetos decorativos en las estanterías de nuestras cocinas.

En mi casa hay un poco de todo.  A lo largo de los años he ido comprando muchos libros, otros me los han regalado o me los han pasado mis padres.  Así que tengo libros de cocina de todo tipo: viejos, nuevos, con fotos, sin ellas, de cocina regional, internacional, etc.  De vez en cuando me gusta echarles un vistazo y refrescarme la memoria sobre las recetas que contienen.  Este ha sido el caso del libro del que ha salido la receta de hoy: un archivador de recetas coleccionables que regalaba El País y que mi padre, en su día, guardó semana a semana.

Hace un par de semanas lo estuve ojeando.  Buscaba encontrar un postre sencillo con el que rematar una cena de amigos en casa y me llamó la atención esta terrina.  Tenía mucho dulce de membrillo en la nevera al que dar salida (este año he hecho cantidades industriales y, a pesar de haber regalado mucho, todavía tenía 4 o 5 barras) así que decidí dar buena cuenta de ellas preparando este postre que hizo las delicias de todos los comensales...espero que las vuestras también :)

Con estas cantidades tendremos para unas 10 personas.

Necesitamos (para un molde de 25 x 11 cms)
  • 1 kg de dulce de membrillo (receta casera aquí)
  • 175 grs de queso crema
  • 1 vaso de nata líquida para montar
  • Zumo de 1 limón
  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • Aceite de girasol
Para la salsa de hierbabuena
  • 3 yemas
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 300 ml de leche
  • 1 manojo de hierbabuena (o menta)

Preparación de la terrina

Con la batidora eléctrica, montamos la nata (que debe estar muy fría).  Cuando se empiecen a marcar las varillas, añadimos el azúcar glas y batimos durante un par de minutos más.

Mezclamos la nata con el queso crema y el zumo de limón.  Removemos hasta que se integren todos los ingredientes.

Untamos un molde rectangular con una pizca de aceite de girasol, retiramos el exceso con papel de cocina absorbente.

Cortamos el dulce de membrillo en tiras finas a lo ancho y cubrimos la base del molde con ellas.  Sobre el membrillo extendemos una capa de la crema de queso.  Colocamos otra capa de membrillo, otra de crema de queso, y así hasta terminar con una capa de membrillo.

Dejamos enfriar en la nevera durante, al menos, 8 horas antes de consumirlo (yo lo tuve 24 horas).


Preparación de la salsa

Hervimos la leche con la hierbabuena durante 10 minutos.  Colamos y deshechamos la hierbabuena.

Batimos las yemas con el azúcar en un cuenco.  Añadimos un par de cucharadas de leche y removemos.  Añadimos otro par de cucharadas de leche y removemos nuevamente.  Añadimos el resto de la leche y colocamos el cuenco sobre un cacito con agua.

Cocemos al baño maría removiendo lentamente hasta que la mezcla espese.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar.


Desmoldamos la terrina, cortamos en lonchas y servimos con la salsa de hierbabuena.

20 comentarios :

  1. Pues tienes toda la razón con los libros, mi madre tiene uno ya sin tapas que siempre ha estado en casa y en el que busques lo que busques encuentras solución... sin fotos sin muchas explicaciones pero una guía.
    Yo tengo de todo y al final lo que me falta es tiempo para cocinar jaja
    El postre genial que bueno el contraste con la salsa.
    Besicos sorianos, es mi primera visita así que con permiso me quedo por la cocina.

    ResponderEliminar
  2. Que postre!! Seguro que sorprendiste a los invitados, para saborear!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que delicia! A mí también me queda algo de membrillo. Me copio esta receta! ¿Y esas deliciosas moras a estas alturas? *_* me has puesto los dientes largos.....besos

    ResponderEliminar
  4. Sin duda un postre para sorprender,tiene que estar riquísimo!!Y como yo también me he pasado haciendo dulce de membrillo me llevo la receta.

    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  5. Que delicia, me encanta esta receta, espectacular!!
    Yo en casa también tengo un montón de libros, revistas, cuadernillos, etc.. de cocina, algunos los obvio porque ó las recetas no me salen ó son demasiado difíciles con ingredientes difíciles de encontrar y sin embargo tengo otros que son una maravilla, salen las recetas tal cual, y es curioso porque la mayoría son desconocidos.

    Besos guapa, que me enrollo mucho.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, lo de los libros es una obsesión; hay algunos que ni abro, porque salen mal las recetas, otros que no tienen fotos y bueno... como que no ves cómo va a quedar la cosa... pero los hay indispensables, cierto.
    Y este plato tuyo, una maravilla tan delicado...

    ResponderEliminar
  7. Cuánta razón llevas en lo de los libros, a veces los que menos te esperas tienen las ideas más chulas.
    Me encanta este postre, haría las delicias de mi papi
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Carmen, tienes mucha razón. Yo también tengo una enorme biblioteca de libros de cocina pero lo que más aprecio son las pequeñas notas, mal copiadas en cualquier servilleta,que guardo como oro en paño en un fichero. Sobre tu receta, pues lo de siempre, fantástica y encima con ese dulce de membrillo casero que preparaste. Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Carmen qué maravilla, me ha encantado y lo probaré en cuanto pueda, aunque no tenga ese delicioso membrillo casero. Me pasa lo mismo a mí, a veces un librillo de 6 euros me fascina y encuentro magníficas recetas...

    ResponderEliminar
  10. Una receta original, deliciosa....me ha encantado!!

    Yo no quepo en casa con tantos libros, pero me apasionan, no lo puedo remendiar :D

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  11. Tiene que estar riquísimo! mira que bien te ha venido hacer membrillo.
    A mi padre le encantaba comerlo con queso, me trae muy buenos recuerdos, gracias por la receta, te ha quedado fantástica!
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. Un postre delicioso Carmen, en mi casa triunfa.En
    lo de los libros tienes toda la razón, a veces pasas las páginas de alguno adelante y atrás y no sacas nada en limpio y otros no tienes días para hacer todas las recetas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Qué bien viene de vez en cuando ojear los libros que tenemos. En este caso te ha quedado un postre estupendo. Tomo nota
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Una receta estupenda me gusta besos

    ResponderEliminar
  15. Hola cielo, ya tengo otra vez google chrome haciendo de las suyas y no me deja comentar, nueva intentona, te decía que esta terrina es una perdición, qué maravilla, te copio seguro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. El dulce de membrillo te ha quedado muy bien y la terrina me parece muy buena, además de lo bonita que queda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. ME tienta mucho esta terrina! se parece mucho a un postre que enviaban de "regalo" en el delivery de Palermo que pedimos cuando nos da fiaca cocinar... espero que me salga bien,gracias por la receta

    ResponderEliminar
  18. Qué rica, Carmen!!! Membrillo y queso combinan de maravilla, pero si ya le añadimos esa salsita de hierbabuena pues estará de muerte, digo yo!!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Qué bonito te ha quedado ese capeado con el membrillo y el queso. Es uno de mis postres favoritos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. un postre que me parece muy vistoso y sencillito, tremenda idea Carmen, me encanta!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)