13.3.12

¿Cómo asar pimientos rojos?


Un básico más que añadir a la lista.  Esta vez le toca el turno a los pimientos rojos asados.  Una guarnición deliciosa y muy nutritiva.

El pimiento es una verdura de elevado contenido en vitamina C (el triple que los cítricos).  Entre las muchas virtudes que tiene está su riqueza en fibra vegetal (favorecen el tránsito intestinal), en sustancias minerales y su bajo aporte calórico.  Todo esto lo hace un alimento ideal para introducir en dietas de adelgazamiento.

Se pueden preparar de muchas maneras pero yo os voy a contar cómo hacerlos asados, que es como más me gustan.

Es posible que existan tantas formas de asar pimientos como cocineros sobre la tierra.  Como dice el refrán "cada maestrillo tiene su librillo".  Este es el mío.

El único ingrediente que necesitamos es el pimiento rojo, de la variedad llamada "morón" que es la que resulta más carnosa, perfecta para este tipo de preparación.

Pre-calentamos el horno a 180 ºC (arriba y abajo, horno convencional).

Envolvemos cada pimiento en papel de aluminio y los colocamos sobre una bandeja de horno. Así no ensuciamos ni la bandeja ni el horno.

Horneamos durante 30 minutos. Apagamos el horno y dejamos los pimientos dentro hasta que se enfríen.


Los pimientos “sudan” dentro del papel de aluminio y, al enfriarse lentamente, se pelan con muchísima facilidad.

Los podemos dejar un par de días en a nevera, dentro del papel de aluminio, antes de pelarlos y quedarán igual de jugosos que si los acabáramos de asar.

A la hora de pelarlos, primero desprendemos la cabeza que los une al tallo al tiempo que los partimos en dos.  Retiramos todas las pepitas y los pelamos.  Conviene tener a mano un cuenco con agua para limpiar las semillas y pieles que se nos puedan pegar a los dedos.

Una vez pelados, los troceamos en tiras a lo largo con los dedos.

Ya asados, podemos freír las tiras de pimiento con unos dientes de ajo laminados, añadiendo la misma cantidad de sal que de azúcar.  Los dejamos 5 minutos a fuego medio y ¡listos para servir!

22 comentarios :

  1. Carmen, como me gusta eso de no manchar la bandeja del horno, es que luego te dejas las uñas restregando. Me encantan los pimientos asados con ajo y comino me comería todos los del mundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Si te sirve...yo luego los congelo y quedan igual! :-)

    (y los hago sudar en bolsa)

    Magnifico paso a paso, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Yo los aso comprándolos envasados en el Supercor... ;)
    No hay cosa que odie más que asar pimientos y luego pelarlos!!
    Bueno sí, hacer croquetas y pasar la aspiradora... ;)

    ResponderEliminar
  4. Muy útil ¡cómo me gustan los pimientos asados hechos y aliñados en casa! Yo no los envolvía del todo y es verdad que a veces la piel se queda muy pegada y cuesta pelarlos!

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los pimientos asados caseros y con el aliño de casa, yo lo que hago es forrar la bandeja de Albal, me gusta tostarlos un poco, y así se mancha muy poco la bandeja, carmen te he mandado un correo que me apunto a la comida, besos

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de las que los compran de lata, aunque alguna vez he hecho chiles poblanos para rellenarlos, y te imito en todo menos en la inteligente medida de poner papel albal en la bandeja del horno. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Qué ricos están, solos o acompañados. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  8. Me encantan..... pero últimamente los aso en "bolsa de asar", pruébalo... ya verás.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. me encantan los pimientos asados, me parece la guarnición perfecta para un filete de carne
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Los pimientos asados nos encantan en casa, mi chico mataría por una pimentá! :-)
    Muchas gracias por tu mensajito, voy a mirar el calendario y si estoy este día, me apunto, claro que sííí!!
    Un beso,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los pimientos asados. Yo también los aliño a veces con ajito picado y un poquito de comino molido, y están de vicio!
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. los hago a menudo ,a mi marido le chiflan en ensalada.el truquito del papel de aluminio lo hago yo tambien,es genial"!
    saludos.

    ResponderEliminar
  13. Carmen guapa muy buena forma de asar los pimientos, y muy bien esplicados, a mi me encantan y los rojos los que mas me gustan, Un besazo
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Estan buenisimos, y es que valen para casi todo, de guarnicion , para ensalada, para picoteo.Yo los hago en bolsa de asar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola
    humm que ricos, en ese cuenquito al final acabo metiendo los dedos que se ponen rojos jajaja.
    Me encantan asados quedan tan ricos, muy buena esta receta de " fondo de armario"
    besos

    ResponderEliminar
  16. Me gustan tanto, tanto, que hace tiempo que los hago en casa y luego envaso al vacío y tengo para un montón de tiempo y lo bueno que tienen es que acompañan cualquier plato, me encantan con la tortilla!! Tengo unos publicados, no he probado a taparlos con platina, seguro que manchan menos aún!!!
    Te han quedado geniales!!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  17. que buenos yo los hago muy a menudo,me encantan¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. Hola Carmen, te voy a hacer una confesión... odio los pimientos. Bueno en este caso, odio el olor que tienen los pimientos rojos cuando se asan y el sabor de los pimientos verdes fritos... Los que me rodean no dan crédito...

    Pero esos pimientos rojos si me los comía en una ensalada. Eso si... si me los das asados jajajaj

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Es verdad que cada uno tiene su forma de prepararlos. Nosotros tenemos la costumbre de poner a asar además un tomate y después lo mezclamos con los pimientos y le da un toque especial.

    ResponderEliminar
  20. Carmen, qué buena idea la de envolverlos, así no se mancha nada. Tomo nota,

    Besitos,

    ResponderEliminar
  21. ¡Carmen! Qué bien me viene tu truqui. Justo esta mañana voy a hornear unos pimientos. Siempre lo hago poniéndolos directamente en una fuente de horno, a palo seco, como se suele decir, y "con el culo al aire", ja ja ja. Vamos, que sin envolverlos en papel de aluminio.

    Voy a poner a prueba tu truco hoy mismo.

    Qué rica una ensalada de pimientos con su ajito machacado, cominos, aceite, vinagre y sal. Aunque los míos van a tener otro fin ...

    Un besito!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)