29.6.12

¡Hoy comemos fuera!


La intolerancia a la lactosa es una afección intestinal que imposibilita la digestión de la lactosa y provoca  gases, malestar, diarrea y problemas intestinales.

Es posible que muchos de los que me leéis ahora mismo seáis intolerantes a la lactosa o conozcáis a alguien, amigos, familiares, etc, que se vea afectado por esta condición.  En estos casos, el cuidado de la alimentación es importante para evitar los síntomas que puede provocar la ingesta de alimentos con lactosa.

Hasta ahora, comer fuera de casa siendo intolerante a la lactosa suponía un riesgo porque los restaurantes no daban importancia a este tema marcando, así, fuertes limitaciones para los afectados.

Pero las cosas están cambiando, la sociedad es cada día más consciente de esta intolerancia y está respondiendo ante ello.  A la cabeza de este movimiento encontramos a Kaiku que lleva comercializando, desde hace tiempo, una amplia gama de productos sin lactosa entre los que encontramos leche, yogures, nata líquida, quesos y batidos.

En su afán por continuar innovando, Kaiku ha desarrollado la aplicación "Hoy comemos fuera" para Facebook que permite localizar restaurantes en España que incluyen en sus menús platos sin lactosa.


A través de esta aplicación podemos encontrar, dentro del territorio español, los restaurantes más cercanos a nuestra ubicación realizando la búsqueda por provincia, código postal y/o tipo de comida.


Su base de datos se va actualizando constantemente gracias a la colaboración de los usuarios, quienes pueden aportar libremente sus conocimientos sobre la localización de este tipo de establecimientos.

Así que, si conocéis algún restaurante apto para intolerantes a la lactosa entrad en la aplicación y añadid sus datos.  Podéis también subir fotos, meter la web, vías de contacto, recomendar platos, indicar el tipo de comida, etc.


Además de echar una mano a los demás, vuestra colaboración puede tener premio porque Kaiku sortea, mensualmente y hasta finales del 2012, 3 lotes de regalos (packs de experiencias + productos).

Bueno, dicho y contado todo esto, me despido animándoos a probar la aplicación y a colaborar con Haiku en esta importante campaña.

¡Muchos lo agradecerán!

28.6.12

II Reto Tía Alia: Empanadillas de carne



El 7 de mayo un grupo de blogueras publicamos dos recetas del recetario de mi tía Alia, en su honor y para celebrar "virtualmente" su 90 cumpleaños.

Poco imaginaba yo aquel día que aquella entrada no iba a ser la única y que íbamos a tener ganas de repetir.

O, incluso más, que íbamos a ampliar el grupo de participantes con unas invitadas de altura.  Porque al grupo inicial: Marina de Blaukitchen, Carmen de Cardamomo y chocolate, Yolanda de Cocido de sopa, Paula de Con las zarpas en la masa, Angie de La cocina de Angie, Teresa de La cocina de Tesa, Beatriz de Sin salir de mi cocina y una servidora, se han unido Chelo de Cogollos de agua, Mary de Cuchillito y tenedor, Aurélie de La chef A, Suny de Rosita y Suny Olivas en la cocina y Rocio de Un poquito de Rocío.

Como en la vez anterior, envié dos recetas al resto del grupo.

Una salada: EMPANADILLAS....


....y otra dulce: YEMAS.



De entre ellas, cada una de nosotras ha escogido una, la ha preparado y la publica hoy.  A las 9 de la mañana.

A primera vista ambas recetas parecen sencillas. Pero no.  Las apariencias engañan.  Os puedo garantizar que su preparación no ha sido un camino de rosas.  Durante las semanas que hemos tenido para prepararlas, hemos intercambiado correos y me consta que alguna que otra se ha encontrado con dificultades.  Yo entre ellas.

Mi elección fue la de las empanadillas.  La vez anterior había escogido dulce y esta vez me decanté por lo contrario.

Empecé por buscar la equivalencia en gramos al cuarterón, que es la medida que Alia utiliza en su receta para la harina, y esto es lo que encontré: 1 cuarterón = 115 grs.

Con esta medida comencé a preparar la masa con un resultado pegajoso nada parecido al que esperaba, así que opté por añadir harina en pequeñas cantidades hasta dar con el peso adecuado.  Y terminé usando más del doble.

Increíble...pero cierto.

A parte de esto he cambiado la sartén por el horno en su cocción.  Las empanadillas fritas me resultan pesadas y grasosas así que las preparé de la manera que más nos gusta en casa.

Os dejo con la receta para que veáis el resto...



Necesitamos

Para la masa
  • 250 grs de harina de trigo
  • 75 grs de manteca de cerdo
  • 90 ml de agua
  • Un pellizco de sal
Para el relleno
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 1 diente de ajo picado
  • 75 grs de cebolla caramelizada
  • 250 grs de carne picada de cerdo
  • 65 grs de jamón serrano picado
  • 1 huevo duro picado
  • 60 grs de pimiento rojo picado
Además
  • 1 huevo batido

Preparación

Comenzamos preparando la masa para lo que mezclamos, en un bol, la harina y la sal.

En una cacerola, a fuego lento, calentamos la manteca y el agua.  Removemos bien hasta mezclar los ingredientes.  Dejamos templar, unos 20 minutos.

Vertemos esta mezcla en el cuenco con la harina y removemos con una cuchara de madera.  Cuando la mezcla vaya adquiriendo consistencia, la pasamos a una superficie enharinada y la amasamos durante un par de minutos.

La masa nos tiene que quedar elástica.  Si nos quedara pegajosa le añadimos harina poco a poco hasta conseguir la consistencia deseada.

Envolvemos la masa en papel transparente y la dejamos reposar en la nevera durante, al menos, una hora.  Yo la dejé 24 horas y la pude manejar estupendamente para hacer las obleas.

Para preparar el relleno, calentamos el aceite en una sartén y doramos el ajo.  Añadimos la carne picada y removemos durante un par de minutos.  Añadimos la cebolla caramelizada, el jamón serrano, el huevo duro y el pimiento rojo.  Mezclamos bien todos los ingredientes, bajamos la intensidad del calor, tapamos y dejamos cocer unos 5 minutos.


Montaje de las empanadillas

Extendemos la masa, que habremos sacado de la nevera unos 30-40 minutos antes, sobre una superficie enharinada y con ayuda de un rodillo.  Cortamos círculos con ayuda de un corta pastas, un plato, un vaso o lo que tengamos disponible.  Colocamos una porción del relleno sobre cada círculo de masa u oblea, pincelamos los bordes con una pizca de agua y doblamos la masa.

Apretamos bien los bordes para que no se abran.  Hacemos un dibujo en zig-zag con las uniones de la masa de cada empanadilla (como se ve en las fotos) o utilizamos un tenedor para dibujar unas muescas, lo que nos ocurra.

Pincelamos las empanadillas con huevo batido y las horneamos durante 10-15 minutos o hasta que veamos que están doradas, en horno pre-calentado a 200 ºC (arriba y abajo, tradicional).

Servimos con el acompañamiento que más nos guste.

Y explicada toda la receta, os dejo que me voy a visitar al resto de compañeras de reto.  Que tengo unas ganas tremendas de ver qué sorpresas nos han preparado...

Espero que vosotros también lo disfrutéis.  Feliz jueves :)


25.6.12

Ganaché de chocolate



Volvemos a la sección de básicos, esta vez con una crema de chocolate negro fácil y rápida de preparar.

Mi entradilla de hoy será tan breve como lo es la receta.  Y es que las prisas me achuchan y la falta de tiempo se agudiza hoy más que nunca.

Este fin de semana (hoy es domingo) me he auto-impuesto la tarea de organizar los armarios de mis hijos aprovechado el final de curso y, de paso, tirar papeles, apuntes y cosas que se han ido acumulando en sus cuartos a lo lardo del año.

Seguro que os suena ¿verdad?

Pues en esas estoy yo hoy así que, sin más que contaros (por falta de tiempo que no por ganas), doy paso a la receta.


Necesitamos
  • 350 ml de nata para montar
  • 325 grs de chocolate negro para cobertura


Preparación 

Vertemos la nata en el vaso y programamos 6 minutos, 90º, velocidad 2.

Troceamos el chocolate y lo añadimos a la nata.  Programamos 30 segundos, velocidad 3.

Dejamos reposar en el vaso para que el chocolate se funda del todo.


Pasamos a un cuenco y dejamos enfriar en la nevera al menos 12 horas.

Cuando vayamos a utilizarlo necesitaremos dejarlo atemperar fuera de la nevera durante toda la noche.  Aunque en verano lo mejor es darle unos leves golpes de calor en el microondas, de lo contrario se podría estropear con el calor.


Con este ganaché podéis rellenar y/o cubrir bizcochos y hacer tartas como esta...



...y chuparos los dedos después !!!

22.6.12

Tartaletas de calabacín y parmesano



Este mes estamos de suerte :)

La olla suiza y su evento mensual del HEMC están de regreso después de 11 meses de parón, interrumpido solamente para celebrar el Día Mundial del Pan en octubre.

¡Yupie!

La verdad es que no se si debo mosquearme por tan largo descanso.  Y digo esto porque la anfitriona del último HEMC, en julio del año pasado, fue una servidora con "croquetas" como propuesta.

Querida "olla suiza"...¿acaso te empaché con tanta croqueta que no tuviste más remedio que tomarte un descanso por no sucumbir?

Espero que no, jejeje.

Sea como fuere, yo estoy encantada de que HEMC esté nuevamente en activo y para demostrarlo le he preparado estas tartaletas a Ana de Cocina a tiempo parcial que es la anfitriona de este mes y que nos propone "calabacín" como tema.

hemc #57 - calabaciín

Y vamos con la receta...


Necesitamos (para 4 tartaletas individuales)
  • 50 grs de cebolla picada
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 5 grs de aceite
  • 150 grs de calabacín troceado
  • 80 grs de parmesano rallado
  • 40 grs de leche semi-desnatada
  • 50 grs de harina
  • 1 huevo
  • 4 quesitos en porciones
  • 1 lámina de masa quebrada
  • Aceite
  • Sal


Preparación

Pre-calentamos el horno a 180 ºC.

Con thermomix

Introducimos la cebolla y el ajo en el vaso y picamos 5 segundos a velocidad 5.

Añadimos el aceite y programamos 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Introducimos el calabacín, salamos y programamos 5 segundos a velocidad 5.

Agregamos el queso rallado, la leche, la harina, el huevo, los quesitos en porciones y mezclamos 10 segundos a velocidad 7.

Modo tradicional

Pochamos la cebolla en una sartén con un poco de aceite, a fuego lento.

Añadimos el calabacín, removemos para que se impregne de la cebolla y el aceite y dejamos que se cocine durante 5-8 minutos.

A continuación añadimos la harina, mezclamos y agregamos la leche.  Dejamos hervir, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos.

Pasamos la mezcla al vaso de la batidora y añadimos el huevo, el parmesano y los quesitos. Trituramos.




Engrasamos la base y los lados de 4 moldes de tartaleta para horno.  Extendemos la masa quebrada sobre ellos retirando el exceso.

Rellenamos con la mezcla anterior y horneamos durante 25-30 minutos o hasta que veamos que se empiezan a dorar.

Retiramos del horno y dejamos reposar durante 10 minutos antes de desmoldar y servir.

¡Buen apetito!

20.6.12

Brown bread ice cream (sin heladera)



Me vais a perdonar que use el nombre inglés para este helado pero tiene su porqué.

El caso es que esta es una receta que guardo desde hace unos 15 años y que me dió una de mis cuñadas de Inglaterra.  No puedo llamarlo "helado de pan integral" que es como se traduciría literalmente.  Es que no me parece ni que suene bien ni que deba cambiarle el nombre porque, al fin y al cabo, como "brown bread ice cream" lo probé y como "brown bread ice cream" llegó a mis manos su receta.

Así que, espero, perdonéis que me tome tal licencia.

Desde que escribo este blog he tenido la intención de preparar y publicar este helado.  Es un bocado sorprendente, sabroso, suave y muy diferente a cualquier helado que haya comido jamás y que llevo meses planeando compartir con vosotros.  Por eso, cuando vi que nuestra querida Rosilet, del blog Sugg-r, organizaba un concurso de helados, supe instantáneamente cual iba a ser mi aportación.


Lo he pasado estupendamente preparándolo, fotografiándolo (esto es lo mejor porque no se derrite como los helados tradicionales y eso, con estos calores, es muy de agradecer) y degustándolo.

Ahora sólo espero, querida Rosilet, que te guste a ti también.  ¡Va por ti!


Necesitamos (para 4-6 raciones)
  • 125 grs de pan integral rallado
  • 50 grs de azúcar moreno
  • 600 ml de nata para montar
  • 1 cucharada de ron
  • 50 grs de azúcar glas tamizado


Preparación

Extendemos el pan rallado y el azúcar moreno sobre una bandeja de horno.  Colocamos bajo el gril durante 6-8 minutos o hasta que comiencen a dorarse y el azúcar caramelice  Removemos de vez en cuando y vigilamos para que no se nos queme (recomiendo vigilar el horno y tener mucho cuidado, a mí se me quemó la primera vez y me tocó repetir la operación).

Retiramos del horno, removemos y dejamos enfriar.

Montamos la nata con ayuda de unas varillas eléctricas.  Para ello deberá de estar muy fría o, de lo contrario, no espesará.  Yo suelo poner el recipiente en que la voy a montar en el congelador unos 10 minutos antes.  Así se mantienen frías mientras batimos y se montan mejor.

Añadimos el ron y el azúcar glas.  Mezclamos.

Vertemos esta mezcla en un recipiente de poca profundidad y metemos en el congelador durante 1 hora aproximadamente.

Pasamos la mezcla a un contenedor más profundo y removemos con un tenedor para romper los cristales que se hayan podido formar.

Añadimos la mezcla de pan y azúcar.  Removemos hasta incorporarlos a la mezcla y metemos de nuevo en el congelador.

Sacamos del congelador para remover una vez transcurrida una hora.  Repetimos un par de veces más la misma operación.  Cubrimos y dejamos en el congelador hasta que lo queramos consumir.

Es un helado con una consistencia "resistente" al calor y que tarda en reblandecerse por lo que recomiendo sacarlo del congelador unos 40-45 minutos antes de consumirlo.


18.6.12

Falafel




Recuerdo perfectamente la primera vez que comí falafel.  Como si hubiera sido ayer.

Fue una tarde de finales de primavera, en Inglaterra, durante una barbacoa de despedida con los amigos de la universidad.  Algunos de nosotros ya habíamos completado nuestros estudios y estábamos a punto de regresar a nuestros respectivos países.  Menudo grupo más variopinto de amigos.  Parecíamos la ONU: griegos, ingleses, irlandeses, italianos, noruegos y españoles.  Cada uno de su padre y de su madre, de educaciones distintas, religiones diferentes, costumbres dispares...y, sin embargo, qué bien conectamos todos y cómo congeniamos :)

Siento una nostalgia profunda cuando pienso en el tiempo que pasé allí como estudiante.

Aprendí mucho de todo.

El inglés, que fue la principal razón de mi estancia en Inglaterra, pasó a ocupar un segundo plano según avanzaron los meses.  Vivir fuera de mi entorno me obligó a madurar con una rapidez increíble, me abrió la mente, me hizo más tolerante y supuso una experiencia de lo más gratificante.

Hoy por hoy pienso que me encantaría poder ofrecer a mis hijos la oportunidad de estudiar fuera de España durante un tiempo.  Creo, profundamente, que es algo que todos deberíamos experimentar.

Y dicho todo esto (que me enrollo como las persianas), una de las cosas que aprendí fue sobre gastronomía de otros países.  Con la variedad de nacionalidades que formaba mi grupo de amigos, pues podréis imaginar que probé numerosos platos nuevos.  Uno de ellos fue el falafel.  No necesité más de un bocado para caer rendida a sus encantos.

Desde entonces lo he comido en muchas ocasiones pero nunca me había animado a prepararlo.  Y no entiendo el porqué..¡con lo que me gusta!

Esto pensé hace unos días y puse remedio al tema.

El resultado...a la vista está.  Y la receta...a continuación.


Necesitamos (para 20 falafel)
  • 400 grs de garbanzos cocidos (un bote grande - peso escurrido)
  • 1/2 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de cilantro picado
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 cucharada de comino molido
  • 50 grs de harina de trigo + 1 cucharada (para rebozar)
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • Sal y pimienta
  • Aceite vegetal para freír

Preparación

Colocamos la cebolla y el ajo en el vaso de la picadora y picamos finamente.  Añadimos el resto de ingredientes y picamos nuevamente hasta obtener una masa uniforme.  Salpimentamos al gusto.

Dejamos reposar la mezcla en la nevera durante una hora.

Formamos bolitas del tamaño de una nuez.

Colocamos la cucharada de harina en un vaso pequeño y pasamos por el las bolitas, asegurándonos de cubrir toda la superficie con harina.

Aplastamos ligeramente las bolitas con la palma de la mano y las freímos en abundante aceite a fuego medio hasta que estén doradas por los dos lados.


Los podemos servir dentro de pan de pita junto con lechuga, tomate y salsa de yogur griego (ajo y cilantro) o tzatziki.

De cualquier manera están deliciosos.

15.6.12

Ensalada de pimiento rojo y tomate



No tengo ninguna receta de ensalada publicada en el blog.  Nada.  Ni una sola.  Más de un año escribiendo y publicando recetas y ni una sola ensalada.  Y no es que no las coma.  No, para nada.  Tampoco es que las prepare a diario pero, imaginaréis, que en todo este tiempo alguna que otra ensalada ha pasado por mi cocina aunque, como se puede deducir, sin pena ni gloria.  Normalmente voy a tiro hecho y preparo la ensalada de brotes tiernos, espinacas o canónigos con queso de cabra o feta, nueces, uvas pasas, etc.

Una ensalada muy rica pero muuuuy normalita.

Para variar un poco y romper con mi costumbre "ensaladera", hoy os traigo una sabrosa combinación cuya base principal son los pimientos rojos y los tomates, acompañados de muchos otros ingredientes, a cual más potente, que casan a la perfección.

Yo la he disfrutado tal cual, sobre una rebanada de pan de pueblo, en plan tosta.  Pero también se puede  tomar como acompañamiento de carnes, pescados o aves.  De cualquier manera, está bien buena.

Espero que os guste :)


Necesitamos

  • 2 pimientos rojos asados
  • 3 tomates pequeños, pelados y troceados
  • 4 tomates secos, cortados en tiras
  • 1 cucharada de piñones
  • 1/2 diente de ajo
  • 4 anchoas (de lata)
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 1/2 cucharadita de hierbas provenzales
  • Sal y pimienta


Preparación

Cortamos los pimientos a tiras y los colocamos en una fuente junto con los tomates troceados, los tomates secos y los piñones.  Removemos.



En un mortero preparamos un majado con el ajo, las anchoas y las alcaparras.  Cuando esté listo añadimos el aceite, el vinagre, el zumo de limón, las hierbas provenzales y salpimentamos al gusto.

Repartimos esta mezcla sobre la ensalada, removemos ligeramente y servimos.


Fuente: A taste of the Mediterranean, edtorial LB

13.6.12

Pan de Calatrava



Querida Lidia,

Esta entrada va POR y PARA ti.  De hecho esta entrada ES gracias a ti.  Y es que GRACIAS es lo que tengo que darte por haberme descubierto esta receta tan rica.

Hace ya unas semanas que preparé tu receta del Pan de Calatrava.  El que aparece en estas fotos fue el primero y, desde entonces, ha caído una segunda vez.

En ambas ocasiones ha sido un éxito rotundo.

La primera vez que lo hice me pilló el toro y terminaba de hornearse mientras comíamos por lo que a pesar de que en tu blog nos avisabas que está mejor de un día para otro, nosotros lo comimos en caliente.  No pudimos, ni quisimos, esperar.

Estos trocitos sobraron y los guardé como oro en paño para poder fotografiarlos al día siguiente.  También los probé y pude comparar texturas, sabores, etc...y tengo que decir que tienes mucha razón.  Está más rico de un día para otro.

Es un dulce fabuloso. Fácil de preparar y, como nos cuentas en tu entrada, infalible.

Sale bien SI o SI.

Gracias, de nuevo, por tu receta.  Bss :)


Necesitamos

Para el caramelo
  • 125 grs de azúcar
  • 4-6 cucharadas de agua

Para el budín
  • 3 huevos
  • 1/2 litro de leche
  • 1 vaso (de los de nocilla) de azúcar
  • 1/2 barra de pan duro troceado


Preparación

Comenzamos preparando el caramelo para lo que calentamos a fuego lento el azúcar y el agua.  Cuando alcance el punto de hervor, la mezcla irá tomando color poco a poco.  Una vez tenga el color deseado (a mí me gusta más bien doradito), retiramos el cazo del fuego y vertemos el caramelo en una fuente apta para horno (la mía de 11 de ancho x 25 de largo x 7 de fondo) y cubrimos la base y las paredes.  Esto lo tenemos que hacer con rapidez ya que el caramelo solidifica con una velocidad pasmosa.

En un recipiente grande, batimos los huevos, la leche y el azúcar.  Añadimos el pan y dejamos que se empape de la mezcla.  Trituramos la mezcla con la batidora para que el pan se mezcle bien con el resto de ingredientes.

Vertemos la mezcla en el molde, sobre el caramelo.

Horneamos al baño maría durante 40-45 minutos.

Dejamos enfriar antes de desmoldar.



Fuente: Atrapada en mi cocina (www.atrapadaenmicocina.blogspot.com)

11.6.12

Muffins de plátano, nuez y chocolate



Yo no se si os ocurre a vosotros pero, en mi casa, los plátanos, cuando empiezan los calores, tardan poco  o menos en ponerse blandos con lo que terminan adoptando forma de bizcocho, tortita o muffin como ha sido el caso.

En mi frutero había dos plátanos que me lanzaban miradas de socorro y pedían a gritos ser consumidos YA, sin más dilación, de modo que acudí a San Google para que me echara una mano.

Muchas fueron las opciones que San Google me brindó pero, al ver entre ellas los muffins de plátano y nueces de Wada, del blog Cocinerando, supe que no iba a mirar más.  Cocinerando es un blog fabuloso que sigo desde hace tiempo y cuyas recetas siempre me dejan con la boca abierta.  Las publicaciones de Wada me encantan, sus fotografías son cuidadas y sus recetas siempre van acompañadas de textos amenos y explicaciones claras.  Si no lo conocéis, ya estáis tardando :)

La receta de los muffins que os cuento no es exactamente la misma que la de Wada pero en ella me basé para su preparacíón.  Las variaciones surgieron sobre la marcha, al incorporar chips de chocolate que tenía a mano, ajustar algunas cantidades de algún que otro ingrediente o añadir un poco de leche porque la masa me resultaba demasiado densa.  Nada que vosotros no sepáis y una de las cosas que hace de la cocina un campo de experimentación constante.

En este caso, el resultado fue estupendo...pero no siempre salen bien los ajustes a otras recetas ¡eh!

Tenía una buena base, de modo que era casi casi casi seguro que saldrían bien.

¿Queréis comprobarlo por vosotros mismos?


Necesitamos
  • 90 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 140 grs de azúcar moreno
  • 2 huevos "L"
  • 1 yogur griego, natural sin azucarar
  • 2 plátanos maduros
  • 240 grs de harina de trigo
  • 1 cucharada de polvos para hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de leche
  • 50 grs de nueces troceadas
  • 50 grs de pepitas de chocolate puro
Además
  • 12 cápsulas de papel para muffins
  • 1 bandeja de horno para muffins

Preparación

Pre-calentamos el horno a 170 ºC (arriba y abajo, tradicional).

Preparamos la bandeja para muffins colocando una cápsula de papel en cada hueco.

Con unas varillas eléctricas, batimos la mantequilla, el azúcar y los huevos hasta que empiece a blanquear la mezcla.

Añadimos el yogur y los plátanos machacados.  Removemos para intergrar todos los ingredientes.



Poco a poco vamos añadiendo la harina, la levadura y la sal, removiendo para que no nos queden grumos. 

Una vez terminemos de incorporar los ingredientes anteriores a la mezcla, añadimos la esencia de vainilla, la leche, las nueces y las pepitas de chocolate.

Removemos con suavidad y llenamos 2/3 (máximo) de cada una de las cápsulas de papel con esta mezcla.

Horneamos en la parte baja del horno durante unos 20 minutos.


Nota:

Después de preparar estos muffins me dí cuenta que yo había publicado una receta parecida el año pasado.  Bueno, más bien me di cuenta porque me lo recordaron mi hijos...mi memoria no dio para tanto.  Pinchad aquí si queréis consultar la otra receta aunque a nosotros nos gustó mucho más esta nueva versión, que caerá nuevamente SEGURO.

6.6.12

Rollitos de feta y beicon



Buscando en el "baúl de los recuerdos" me he topado con las fotos y anotaciones de estos rollitos que preparé hace, facilmente, la friolera de 9 meses.

O puede que incluso un poco más...

No tengo por costumbre dejar pasar tanto tiempo entre preparación y publicación.  De hecho, suelo organizarme de tal forma que lo que cocino durante el fin de semana se publica a lo largo de la semana siguiente.

Pero este no ha sido el caso.

Sin embargo, como dice el refrán que "nunca es tarde si la dicha es buena" pues aquí os dejo estos rollitos que hacen un "brunch" excelente para esos días que no queremos cocinar en exceso.  Una ensaladita para acompañar y ya lo tenéis apañado.

Espero que os gusten :)

Necesitamos (para 6 rollitos de 7x15 comas)

  • 150 grs de beicon
  • 150 grs de queso feta desmenuzado
  • 250 grs de requesón
  • 2 cucharaditas de eneldo finamente picado
  • 1 cucharada de pan rallado
  • 1 paquete de masa filo
  • Mantequilla
  • Semillas de amapola

Preparación

Picamos el beicon finamente y lo freímos en sartén hasta que esté dorado.  Dejamos que atempere antes de mezclar con el resto de ingredientes: el requesón, el queso feta, el eneldo y el pan rallado.

Fundimos la mantequilla en el micro-ondas a golpes de 30 segundos.

Tomamos una lámina de masa filo, la untamos con mantequilla y doblamos por la mitad.  Nos quedará un rectángulo que habremos de untar nuevamente con mantequilla y colocamos un poco de la mezcla del relleno en la parte inferior.  Enrollamos la masa filo, doblando los extremos derecho e izquierdo hacia dentro (así evitaremos que se nos salga el relleno).

Colocamos sobre una bandeja de horno y cubrimos con un trapo ligeramente húmedo para que no se seque.

Repetimos la operación hasta terminar con el resto de la masa y del relleno.


Untamos todos los rollitos con mantequilla y los espolvoreamos con semillas de amapola.

Metemos la bandeja en horno pre-calentado a 180 ºC (arriba y abajo, horno tradicional) durante 25 minutos.

Para un excelente brunch o un almuerzo ligero, servimos con una ensalada de acompañamiento.


Nota:
  • La masa filo es muy delicada.  Es importante cubrir la que no estemos usando con un trapo ligeramente húmedo.  De lo contrario se secará con rapidez y nos quedará inservible.

4.6.12

Eton mess



Hoy, en Eton College (Windsor, Gran Bretaña), se disfrutará de este delicioso dulce como remate de una comida de celebración.  Tradicionalmente, el Eton mess se sirve cada 4 de junio en el partido anual de cricket que se celebra en Eton College entre sus estudiantes y los estudiantes del Winchester College.

Es uno de los postres británicos con más solera de su panorama culinario.  Es muy sencillo de preparar ya que consiste, simplemente, en mezclar fresas, nata montada y trozos de merengue.

La traducción literal de “Eton mess” es “Desastre de Eton”.  Este nombre tan peculiar le viene dado por dos razones:

1. Por el lugar en el que se inventó esta receta: Eton College.  Uno de los colegios privados más famosos de Gran Bretaña de entre cuyos estudiantes han salido 18 de los Primeros Ministros Británicos…wow!

2. Por el hecho de que los ingredientes se mezclan de una manera un tanto “desastrosa”.

Es un postre que necesita prepararse momentos antes de servirlo para que los trozos de merengue se mantengan crujientes y lo más secos posible.  Pero no esto no supone problema alguno ya que, teniendo disponibles y preparados los ingredientes necesarios, se monta en un abrir y cerrar de ojos

¿Quieres saber cómo?

Necesitamos (para 4-6 personas)

  • 200 ml de nata para montar (muy fría)
  • 1 yogur griego
  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • 100-125 grs de fresas troceadas
  • 4 merengues troceados (receta aquí)

Preparación

Con ayuda de unas varillas eléctricas batimos la nata y la semi-montamos.  Añadimos el azúcar y el yogur y batimos nuevamente hasta obtener una mezcla homogénea.  

Terminamos la preparación agregando las fresas y los merengues.  

Mezclamos toscamente y servimos en vasitos.


Notas:
  • El yogur no es uno de los ingredientes originales de este postre pero yo se lo he añadido para aligerar un poco la receta.
  • Las cantidades de cada ingrediente son totalmente opcionales y se pueden adaptar a los gustos de cada cual.
  • Hay que prever la preparación de los merengues, al menos, un día antes.  Yo no los hago para la ocasión sino que aprovecho cuando los hago para preparar este postre.

2.6.12

British scones



Si hay algo que celebrar hoy en este rincón de la blogosfera que tanta debilidad tiene por la cultura británica, es el aniversario de la coronación de su reina.  Un día como, hace 60 años y a la edad de 26 años, Isabel de Inglaterra fue coronada como Isabel II de Inglaterra.  Un extenso reinado tan sólo superado en la historia por el de la reina Victoria, quien ocupó el trono durante 63 años.

Para celebrar los 60 años del reinado de Isabel II, se han programado multitud de festejos a lo largo y ancho del Reino Unido para este fin de semana, aunque habrá muchos otros durante el resto del año.

Suerte tendrán los que se encuentren visitando este país estos días porque, no me cabe la menor duda, que vivirán una experiencia inolvidable y, por supuesto, irrepetible.

Con la intención de unirme a las celebraciones, aunque sea en la distancia y de manera virtual, he preparado unos scones que esta tarde acompañarán mi "afternoon tea".  Suena muy British, ¿verdad?  Pues bien, porque esa es la intención.  Y es que la ocasión no es para menos.

Los scones son unos panecillos ligeros, rápidos y sencillos de preparar.  Existen multitud de recetas y se preparan tanto dulces como salados, en sartén o en horno, circulares o triangulares, etc.  Los scones que hoy nos ocupan son de los dulces aunque, aún así, la cantidad de azúcar que llevan es mínima.  Para potenciar un poco el dulzor he añadido un puñadito de pasas sultanas aunque admiten muchas otros tipos de   frutas secas, solas o combinadas, como orejones, arándanos, cerezas, etc.

Estos son los primeros scones que yo comí y me hacía una ilusión enorme hacerlos y compartirlos con vosotros.

Espero que os gusten :)


Necesitamos

  • 225 grs de harina para repostería (con levadura incorporada)
  • Un pellizco de sal
  • 50 grs de margarina o mantequilla
  • 25 grs de azúcar caster o blanquilla
  • 50 grs de pasas sultanas
  • 1 huevo "M" batido y la cantidad de leche necesaria para llegar a 150 ml


Preparación

Pre-calentamos el horno a 200 ºC (arriba y abajo, tradicional) y cubrimos una bandeja de horno con papel vegetal.

En un cuenco amplio mezclamos la harina con la sal e incorporamos la margarina.  Trabajamos la mezcla con las puntas de los dedos hasta que la margarina se incorpore a la harina y obtengamos una especie de "migas".

Añadimos el azúcar y las pasas sultanas.  Removemos ligeramente.

Por último, añadimos la mezcla del huevo y la leche (150 ml en total), reservando un poco con que pincelar  los scones antes de hornear.  Mezclamos suavemente.


Es importante no amasar la mezcla en exceso para que los scones nos salgan lo más ligeros posible.  Si nos pasáramos con su amasado, al hornearlos se apelmazaría la masa cuando lo que queremos es unos scones ligeros y "etéreos".

Pasamos la masa, que es bastante pegajosa, a una superficie generosamente espolvoreada con harina.  La dejamos caer y la empujamos con suavidad para que cubra ligeramente con harina.  De esta manera conseguiremos manipularla sin que se nos pegue a los dedos.

Aplastamos hasta obtener un círculo de 1 cm de altura y cortamos con un cortador circular (en mi caso de 5 cms de diámetro).  Transferimos los scones a la bandeja de horno.  Tomamos la masa sobrante, la juntamos y repetimos la operación.

Untamos los scones con la mezcla de huevo y leche que hemos reservado.

Horneamos durante 8 minutos (el tiempo dependerá del tamaño de los scones).

Transcurrido este tiempo, sacamos la bandeja del horno y esperamos un par de minutos antes de transferirlos a una rejilla para que se enfríen.


Tradicionalmente, los scones se toman abiertos por la mitad, untados de mermelada y acompañados de una nata que se llama "clotted cream" que es difícil encontrar en Madrid.  O, mejor debería decir, difícil de encontrar a un precio razonable.

Yo los he servido con nata montada ligeramente azucarada y, a mí personalmente, me han parecido igual de ricos.

¿Será la cantidad de tiempo que hace que no los como?

Posiblemente, jajaja.


Fuente: Be-Ro Flour - Home recipies, 40th edition.

1.6.12

V Reto "Tú el café, yo las pastas": Cupcakes





No se qué me impulsó a decir que si.

No tengo ni la más remota idea de porqué acepté sin rechistar lo más mínimo cuando sugeriste, Marina Blaukitchen, "cupcakes" como tema para nuestro V Reto "Tú el café, yo las pastas".

Creo que mi mente se encontraba alienada por alguna extraña fuerza en aquellos momentos.  Y es que poca explicación encuentro al asunto porque, seamos sinceros, ¿quién en su sano juicio querría retarse contigo en cupcakes?

Nadie.

Menos...yo...¿?

Se supone que iba a ser un reto sencillo.  "Para poder tener un mes relajado" - me dijiste.  Y yo, alienada mentalmente como estaba, piqué el anzuelo.

Madredelamorhermoso, ¡menudo mesecito he pasado!

Querida Marina, sudores me entraban cada vez que pensaba en qué cupcakes preparar para ti  Y es que este reto es Blaukitchen, más que ningún otro de los que hemos tenido anteriormente.

¡Si tu eres reina y maestra indiscutible de los cupcakes!

Después de un mes entero para ponerme con el tema, buscando, pensando y dejando pasar los días, me he encontrado con que, 48 horas antes del día de publicación, mis cupcakes TODAVIA no estaban hechos...ni siquiera pensados.

Pero sabía que la inspiración no me fallaría, que en algún momento llamaría a mi puerta.

Y así lo ha hecho.  Tarde, muy tarde pero a tiempo

Y ha llegado con unos cupcakes divertidos y cargados de personalidad, como tú Marina.

Estos cupcakes son sobre ti, para ti y por ti.  Espero que te gusten :)


Necesitamos (para 12 cupcakes)

Para los bizcochos
  • 55 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 112 grs de azúcar
  • 1 huevo "L"
  • 75 grs de harina para repostería
  • 62 grs de harina de trigo
  • 45 ml de leche a temperatura ambiente
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1/2 cucharada de yogur natural
  • Ralladura de 1/2 limón
Además
  • 12 cápsulas de papel
  • 1 bandeja de horno para 12 cupcakes
Para la decoración
  • Buttercream, nocilla, dulce de leche o similar (lo usaremos como "pegamento")
  • Fondant de colores o fondant blando + colorantes alimenticios en pasta
  • Cortadores varios
  • Un pincel fino
  • Agua

Preparación

Pre-calentamos el horno a 170 ºC (arriba y abajo, tradicional) y colocamos las cápsulas de papel en la bandeja.

En un vaso, mezclamos la leche con el zumo de limón y el yogur.  Reservamos.

En un bol grande batimos la mantequilla y el azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas, hasta que la mezcla se vuelva suave y pálida (unos 3-5 minutos).  Añadimos el huevo y continuamos batiendo durante un par de minutos.

Mezclamos, al tiempo que tamizamos, los dos tipos de harina en un bol.


Añadimos un tercio de las harinas a la mezcla cremosa y batimos hasta su incorporación.

Después añadimos un tercio de la mezcla de leche y removemos para que se integre completamente.  Repetimos estos dos pasos hasta acabar con el último tercio de la mezcla de leche.

Rellenamos las cápsulas de papel hasta la mitad y horneamos en la parte baja del horno durante 12-15 minutos o hasta que estén dorados y al pincharlos con una aguja esta salga limpia.

Dejamos enfriar antes de decorar.


Para decorar, recomiendo hacer un diseño en papel antes de empezar.  De esta manera sabremos qué colores y qué cantidades de cada color vamos a necesitar.

Cortamos el fondant base, en este caso el de color azul, con un cortador redondo del mismo diámetro que los cupcakes o menor, nunca mayor

Extendemos una pequeña cantidad de buttercream en la parte central de los cupcakes que vamos a decorar (en mi caso fueron sólo cuatro pero se pueden hacer muchos más y conseguir un efecto espectacular).

Colocamos los círculos de fondant encima y ajustamos con la palma de la mano de manera que se curven y no queden huecos.  El buttercream servirá de "pegamento".

Cortamos el resto del fondant con las formas y colores que hayamos diseñado y pegamos las piezas sobre el fondant azul.

Para que se quede pegado utilizamos un pincel, ligeramente humedecido en agua.


Una vez decorados todos los cupcakes, los colocamos en la fuente en que vayamos a servirlos formando el dibujo diseñado.

Un jardín de cupcakes en el que descansar y tomar el sol el fin de semana.

¡Que lo disfrutéis!



Aquí os dejo los enlaces de los retos anteriores por si queréis echar un vistazo:

I Reto: recetas para enamorar
II Reto: recetas de cine
III Reto: recetas retro
IV Reto: recetas con flores