31.7.12

Escalopines enrollados a la piña



Si, si.

Lo sé.

Hace un par de semanas que colgué el cartel de cerrado por vacaciones hasta septiembre y, sin embargo, aquí me tenéis antes de lo previsto.  Y es que no me he podido resistir a participar en el tentador concurso que ElPozo organiza como parte de su campaña “Los placeres de la carne”.

Y es que no es para menos.

ElPozo ha lanzado al mercado una nueva y amplia gama de productos cárnicos que ha bautizado como “ExtraTiernos de ElPozo” entre los que podemos encontrar escalopín de lomo, solomillo de cerdo, pechuga de pavo, jamón deshuesado, redondo de ternera, etc.  Una carne que, como su propio nombre indica y gracias a un proceso especial de tenderización y una cuidada selección de las materias primas, está más tierna y jugosa que la que consumimos habitualmente.

Esta nueva gama de productos, ideal para toda la familia por la calidad y frescura de los ExtraTiernos, se puede fácilmente en grandes superficies.


Si también vosotros queréis participar en este concurso, os informo que deberéis escoger un producto de la gama ExtraTiernos que habrá de ser el protagonista de vuestra receta.  No hay límite de recetas a presentar por lo que, si os encontráis inspirados, os animo a que participéis con más de una receta.  Los ExtraTiernos son tan fáciles de cocinar, tan asequibles de precio y tan deliciosos…¡que seguro que no dudáis en repetir!

Yo, de momento, empiezo con estos escalopines “enrollados” a la piña pero no descarto volver con más.

El plazo de presentación de recetas al concurso finaliza el 20 de agosto.  El proceso es sencillo, tan sólo tenéis que daros de alta en la página web de ElPozo, subir vuestra receta y listo.

Deberéis calificarla como diabólica, si consideráis que vuestro plato es atrevido e intenso haciendo de vuestro plato un pecado, o celestial, si vuestra creación es suave, delicada y capaz de transportarte al mismísimo cielo.

De entre todas las aportaciones, que podrás ver en la web de ElPozo, un jurado elegirá las 100 mejores y con ellas se editará “El Gran Libro de las Recetas ExtraTiernos de ElPozo”.  Los autores de las recetas ganadoras recibirán un ejemplar del mismo en su domicilio.

Dicho todo esto, creo que ha llegado el momento de pasar a contaros mi receta...y es que ¡me enrollo más que estos escalopines!

Espero que os guste, os inspire y os anime a participar.


Necesitamos

  • 12 escalopines de lomo (Extratiernos de El Pozo)
  • 1 lata pequeña de piña al natural
  • 1 cucharada de harina de trigo
  • 1/4 pastilla de caldo de pollo
  • 1 vaso de agua caliente
  • 6 lonchas de queso (tipo "tranchetes")
  • Queso rallado para gratinar
  • Aceite de oliva suave


Preparación

Separamos la piña de su jugo (que reservaremos) y la picamos finamente.  Extraemos todo el jugo que podamos de la piña y se lo añadimos al que ya tenemos reservado.  Para ello colocamos la piña picada en un colador y apretamos con el dorso de una cuchara hasta que no salga más.

Curbimos la base de una sartén con una pizca de aceite de oliva, freímos los escalopines por los dos lados.  No necesitan más que vuelta y vuelta ya que son muy finos y se hacen enseguida.

Dejamos que enfríen y reservamos.

Añadimos un par de cucharadas de aceite de oliva a la misma sartén y, una vez caliente, doramos la harina.  Agregamos el jugo de la piña y también el que habrán soltado los escalopines y removemos con unas varillas para que no queden grumos.

Desleímos el 1/4 de pastilla de caldo en el agua caliente y lo agregamos a la salsa.  Removemos nuevamente y dejamos cocer lentamente durante 5 minutos.  Ajustamos el punto de espesor añadiendo más agua si fuera necesario.


Extendemos los escalopines sobre una superficie limpia, cubrimos cada uno con media loncha de queso y un poco de piña.  Los enrollamos y colocamos en una fuente de horno.

Vertemos la salsa sobre los escalopines enrollados y espolvoreamos con queso rallado.

Colocamos bajo el gril para que se dore el queso, unos 5-8 minutos, y...¡listos para disfrutar!


Actualización a 1.10.2012

Dos meses después de publicar esta entrada, vuelvo para actualizarla con información sobre una iniciativa que, hace tres meses, puso en marcha Mai del blog Hierbas y especias con la intención de impulsar el consumo local de frutas así como la compra de productos de precio justo.  Las condiciones laborales de los trabajadores del sector son más que "mejorables" y resulta importante hacer este llamamiento si con el se consigue avanzar en la lucha por una mejoría del bienestar de estos trabajadores.


Para colaborar con esta buena causa, quiero donar esta receta y animaros, desde aquí, a que os unáis también vosotros.

Con todas las recetas recopiladas, Mai elaborará un libro en PDF de recetas de piñas y bananas que será donado a Frutas justas.  Tenéis de plazo hasta el 15 de octubre así que...¡todavía os podéis poner con ello!

Si queréis información más detallada, pinchad aquí e iréis directos a la entrada en la que Mai nos explica cómo surgió esta idea y qué fue lo que le hizo concienciarse al respecto.

11.7.12

Granizado de sandía y menta fresca [...y feliz verano]



Llevo tiempo sin poder dedicarme al blog (al mío y a los vuestros) como me gustaría por falta de tiempo, ganas y energía, de modo que ha llegado el momento de colgar el cartel de "cerrado por vacaciones" y dedicarme a descansar cuerpo y mente.

Tenía la intención de dar salida a varias recetas que llevan ya tiempo esperando ser publicadas.  No quería cerrar el chiringuito sin hacerlo pero ha habido cambio de planes y tendrán que aguantar un poquito más.  Me vendrán fenomenal para esas épocas con sobrecarga de trabajo en que es complicado llegar a todo.  Así no tengo que renunciar a seguir publicando. 

No quiero irme sin dejaros una receta sencilla, rápida y de lo más refrescante.  Estupenda para estas fechas y calores que nos acompañan y que lo seguirán haciendo durante muchas semanas.

Espero que os guste y os deleite, si no el paladar, al menos la vista.

Nos vemos en septiembre.

¡Feliz verano!


Necesitamos

  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 850 grs de sandía (sin cáscara)
  • 100 grs de azúcar glas
  • Un manojo de hojas de menta (6-8 hojas aprox.)


Preparación

Hidratamos las hojas de gelatina en un cuenco con agua fría, durante 10 minutos.

Trituramos la sandía, la menta y el azúcar glas con la ayuda de una batidora hasta obtener su zumo.  Agregamos las hojas de gelatina y removemos para que se integre bien.

Vertemos en un recipiente con tapa y lo guardamos en el congelador.

Para obtener el granizado, sacamos cada hora y rascamos la superficie con una cuchara metálica.  Lo devolvemos al congelador y repetimos la operación hasta seis veces.


Fuente: Revista Caprabo "Sabor..."

9.7.12

Hamburguesa al curry



Otra receta que lleva en el tintero meses y que hoy ve la luz porque me he propuesto publicar todo lo que tengo pendiente y a la vez merecedor de compartir con vosotros.

Una hamburguesa diferente, con un toque exótico, que nos solucionará una cena en un abrir y cerrar de ojos.

La podéís acompañar de unas rodajitas de tomate, un poco de cebolla pochada, etc y aderezarla con salsa de yogur.  Os quedará bastante más lucida de lo que me ha quedado a mí...porque no me negaréis que no se ve triste con tan sólo unas hojitas de lechuga.  Debe de ser que no tenía nada más a mano que meter en el pan de pita el día que las preparé.

Eso sí, no recuerdo que importara demasiado en casa.  Cayeron con una rapidez pasmosa.


Necesitamos (para cuatro o cinco hamburguesas)
  • 700 grs de carne de ternera picada
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • Un chorrito de leche
  • 1 huevo batido
  • 1 1/2 cucharadita de garam masala
  • 1/2 cucharadita de curry
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • Sal
  • Aceite de oliva suave
Para servir
  • Pan de pita
  • Lechuga
  • Patatas fritas

Preparación

En un cuenco grande, ponemos a remojo el pan de molde con el huevo batido y la leche.  Trabajamos con un tenedor hasta que tengamos una masa uniforme.

Añadimos las especias, un puñadito de sal y removemos.  Ahora añadimos la carne picada y mezclamos bien, removiendo con un tenedor o con las manos.  Tenemos que conseguir que los sabores de todos los ingredientes se integran.

Dejamos reposar la mezcla, a temperatura ambiente, durante una hora antes de cocinar las hamburguesas.

Transcurrido este tiempo, dividimos la mezcla en cuatro o cinco porciones, hacemos una bola con cada una de ellas y las aplastamos con las manos para darles forma de hamburguesa.

Calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva en una plancha eléctrica o en una sartén y cocinamos las hamburguesas a fuego vivo un minuto por cada lado para sellar la carne.  Bajamos el fuego y dejamos que se cocinen por dentro el tiempo que deseemos, según la queramos poco hecha, al punto o muy hecha.

Mientras las hamburguesas se están haciendo, abrimos unos panes de pita por la mitad y los tostamos.

Montamos la hamburguesa acompañada de lo que más nos guste o lo que tengamos a mano :)

5.7.12

Tarta de cumpleaños para Anna



Un día como hoy, hace 11 años, nació Anna.  Llegó una noche de verano, calurosa y tranquila.  Como un torbellino y con una fuerza impresionante, irrumpió en nuestras vidas y se instaló en nuestros corazones para quedarse.  Para siempre.

Nos tuvo en vela durante el embarazo.  No sabíamos si ese bebé que cómodamente crecía en mi seno era una niña o un niño.  No lo supimos hasta su nacimiento y la verdad es que nos daba igual, sólo nos importaba tener un bebé sano.  Y así ocurrió.

Recordar aquellos momentos me llena de alegría y emoción.  No es para menos.  El nacimiento de un hijo es el momento más mágico que he vivido hasta ahora y no creo que ninguna otra experiencia pueda superarlo.  Seguro que las madres que me leéis estáis de acuerdo conmigo ¿no?

Para celebrar aquel momento tan especial, la semana pasada organizamos su fiesta de cumpleaños en casa con una tarde de amigos en la piscina.  Anna escogió muy bien el día, coincidiendo con el final del curso y el cierre de los colegios.  Esta fiesta marcaba el comienzo de sus vacaciones de verano y le daba la oportunidad de disfrutar de la compañía de sus mejores amigos y amigas dándose unos chapuzones.

Como a casi todos los niños, a Anna le encantan las tartas.  Sobre todo si son para ella y están adaptadas a su gusto.  Como esta.  Una tarta con un diseño muy veraniego, como marcaba la ocasión.

Espero que a vosotros también os guste :)


Necesitamos (para un molde de 18 cms)
  • 2 bizcochos de Madeira (receta aquí)
  • Ganaché de chocolate negro (receta aquí)
  • Crema de mantequilla y merengue suizo (receta aquí)
  • 1 magdalena
  • Bolitas o virutas de chocolate para decorar
  • 1 cucurucho

Además
  • Espátula
  • Manga pastelera
  • Boquilla redonda lisa pequeña
  • 1 palillo
Preparación

Preparamos los bizcochos de Madeira con 3 huevos cada uno, adaptando el resto de cantidades (cosa fácil).  Dejamos enfriar y los guardamos en la nevera durante 24 horas, envueltos en papel transparente y dentro de una bolsa de plástico.  Estos bizcochos ganan de un día para otro tanto en sabor como en textura lo que los hace más fáciles de manipular.


Nivelamos la parte superior de los bizcochos para que nos quede lo más plana posible.  Cortamos cada bizcocho en dos, en horizontal, y obtendremos cuatro planchas.

Con ayuda de un corta pastas redondo, cortamos un círculo en el centro de dos de las planchas de bizcocho.  Estas planchas son las que colocaremos en el centro y rellenaremos el hueco con ganaché de chocolate.

Montamos la tarta colocando una plancha de bizcocho sobre el plato en que la vayamos a servir.    

Cubrimos con ganaché de chocolate con cuidado de no llegar a los bordes pero sin quedarnos demasiado cortos.

Colocamos una de las planchas de bizcocho con el agujero en el centro.  Rellenamos el agujero con el ganaché y cubrimos el resto del bizcocho de la misma manera que hemos hecho anteriormente.

Procedemos de igual manera con la otra plancha de bizcocho agujereada.

Por último, colocamos la cuarta plancha de bizcocho.


Cubrimos la tarta con una primera y fina capa de crema de mantequilla que tendrá que estar a temperatura ambiente.  Debemos de asegurarnos de cubrir bien toda la superficie y que no queden migas sueltas que nos puedan estropear el resultado final.

Dejamos reposar la tarta en la nevera durante, al menos, una hora.  En este tiempo la primera capa de cobertura habrá endurecido y nos resultará muy fácil aplicar la segunda.

Transcurrido este tiempo aplicamos una segunda capa y repasamos bien con la espátula para que quede lisa.  Tantas veces como sea necesario.

Disimulamos el borde inferior haciendo unas bolitas de crema de mantequilla con una manga pastelera y una boquilla redonda lisa pequeña.  Si no tenemos esta boquilla, utilizaremos cualquier otra de las pequeñas.

Dejamos reposar nuevamente en la nevera por espacio de media hora aunque, si no disponemos de este tiempo, podemos pasar a decorar con el cono directamente.


Cortamos la base de la magdalena y utilizamos la parte superior redondeada.  La colocamos en la superficie y la cubrimos con ganaché de chocolate ligeramente templado (para que se extienda mejor).  Lo extendemos sobre la magdalena y la superficie de la tarta creando un dibujo que asemeje un "charco" de chocolate.  Nos ayudamos de una cucharita para ello.

Coronamos la magdalena con el cono que quedará pegado al chocolate.  Si no nos queremos arriesgar, pinchamos un palillo en la magdalena, dejamos que sobresalga la mitad y colocamos el cono sobre este que quedará así sujeto.

Fuente: www.blog.babble.com

3.7.12

Helado de mascarpone y limón (sin heladera)



Un día abres la nevera, echas un vistazo a los ingredientes que tienes disponibles y...¡zas!...te llega la inspiración.   Te invade la seguridad de que la idea que te ronda la cabeza va a funcionar, que la combinación de sabores, ingredientes y técnica va a tener éxito...lo ves clarísimo.

Seguro que sabéis de qué os estoy hablando ¿verdad?

Esto es lo que me ocurrió el fin de semana pasado con este helado que ha supuesto una gran sorpresa para todos.  Cremoso, suave y con un sutil sabor a limón que es delicioso.  Un manjar de dioses.

He decidido presentarlo al concurso "Vamos a hacer helados" que organiza Rosi en su blog Sugg-r ya que todavía no estamos en plazo.  Querida amiga, espero que te guste :)



Necesitamos

  • 200 ml de nata para montar (35% de grasa)
  • 1 lata pequeña de leche condensada
  • 250 grs de queso mascarpone
  • 2 cucharaditas de esencia de limón
Además



Preparación

Montamos la nata que habrá de estar muy fría.  Yo suelo meter el recipiente en el que la voy a batir y las varillas en el congelador unos diez minutos antes de montarla y es un truco que me funciona siempre.

Añadimos la leche condensada, el queso mascarpone y la esencia de limón.

Batimos suavemente para incorporar los ingredientes con cuidado de no pasarnos.

Vertemos la mezcla en un recipiente con tapa y lo introducimos en el congelador durante, al menos, seis horas.

Sacamos del congelador unos 20-30 minutos antes de consumir.

Servimos en bola sobre una base de ganaché de chocolate.

¡Ñam!

Delicioso :)

2.7.12

Crema fría de zanahoria y naranja



Hacía años que no preparaba esta crema.  Tantos que no recuerdo ni la receta.  La que hoy escribo es el resultado del "a ojo" que muchas veces tan bien nos funciona.  Esta ha sido una de ellas.

Según la iba preparando, anotaba las cantidades de los distintos ingredientes en una libreta con la intención de variarlas en función del resultado.  Pero nos ha gustado tanto que la próxima vez que la haga no voy a cambiar ni una coma.

Esta crema fría es una alternativa fabulosa a toda la serie de gazpachos que se vuelven omnipresentes en nuestras cocinas y blogs durante los meses de calor.  Pero también se puede consumir templada o caliente por lo que la podemos disfrutar durante todo el año.

La combinación de la zanahoria con la naranja, convierten este entrante en un explosivo cóctel de vitaminas A y C, claves para fortalecer el sistema inmunológico de los más pequeños y ayudar a que asimilen elementos como el hierro, el calcio o el fósforo.

Con todos estos beneficios ¿quién no se anima a probarla?


Necesitamos (para 4-6 personas)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 1 cebolla grande pelada y picada
  • 450 grs de zanahorias lavadas y troceadas
  • 500 m de caldo de pollo
  • El zumo de 2 naranjas
  • Sal


Preparación

Pochamos la cebolla en el aceite. En una cacerola tapada, a fuego suave y sin dejar que se dore (unos 15 minutos).

Añadimos la zanahoria y rehogamos. Un par de minutos serán suficientes.

A continuación, añadimos el caldo de pollo y llevamos a ebullición.  Dejamos hervir a fuego suave, con la cacerola tapada para que no se nos evapore demasiado líquido, durante 20 minutos.

Agregamos el zumo de las naranjas y salamos al gusto.



Trituramos la mezcla y dejamos enfriar antes de consumir.

Servimos tal cual o con un poco de nata líquida o yogur griego.