31.5.13

Pasteles de bacalao en salsa de tomate


A riesgo de resultar cansina, ataco de nuevo con otra receta del libro Jerusalem de Yoham Ottolenghi y Tami Samimi. Y es que no hay dos sin tres. O eso dice el refranero español que a sabio no hay quien le gane. En el mes de abril, con siete días de diferencia entre una y otra, publiqué dos recetas de este libro: unas albóndigas de puerro al limón y un cuscús de tomate con cebolla. Ambas espectaculares, al menos a mi parecer y al de mis comensales, y que os recomiendo fervientemente.

Hoy llega la tercera entrega, en forma de pasteles de pescado coronados por una salsa de tomate especiada, picantona y potente.


La introducción del libro a esta receta describe a la perfección lo que supone por lo que la voy a traducir, tal cual. No hay necesidad de añadir nada nuevo. Además, nadie mejor que sus autores para transmitir las sensaciones que estos pasteles de bacalao son capaces de despertar en quienes los prueban.

"Acompañados de una salsa dulzona y ligeramente potente, estos pasteles de pescado, tradicionales de la cocina Judía Siria, consiguen capturar gran parte de la esencia de la comida Sefardí. Son delicados, casi frágiles, un disfrute profundamente popular; perfectos para una comida en familia y para que todos, incluso los más exigentes paladares, los disfruten. Estos pasteles están casi más ricos al día siguiente, sólo hay que templarlos ligeramente antes de servirlos...."

Lo dicho, no puedo estar más de acuerdo con todo lo anterior. Os dejo la receta para que probéis y saquéis vuestras propias conclusiones. 


Necesitamos
  • 3 rebanadas de pan de molde, reducidas a migas
  • 600 grs de bacalao fresco, sin espinas ni piel, finamente picado
  • 1 cebolla mediana, picada finamente
  • 4 dientes de ajo, picados finamente o machacados
  • 1 cucharada de perejil fresco, picado
  • 1 cucharada de cilantro fresco, picado
  • 1 cucharada de comino molido
  • 4 claras, batidas (o 2 huevos enteros, batidos)
  • Sal
  • Aceite de oliva suave

Para la salsa
  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 1 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de cilantro fresco, picado
  • 1 cebolla mediana, picada
  • 125 ml de vino blanco
  • 1 lata de tomate troceado de 780 grs
  • 2 guindillas de cayena, picadas y sin pepitas
  • 1 diente de ajo, picado
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • Sal y pimienta
  • Menta fresca picada para decorar


Preparación

Comenzamos por la salsa de tomate y para ello, en una cacerola de base amplia, pochamos la cebolla y las especias, a fuego lento y con su tapa, para que sude bien. Estará lista en unos 8-10 minutos.

Agregamos el vino y dejamos hervir durante aproximadamente 3 minutos, lo suficiente para que se integre a los ingredientes que ya tenemos en la cacerola. A continuación añadimos el tomate, la guindilla, el ajo y el azúcar. Salpimentamos al gusto.

Dejamos hervir a fuego suave durante unos 15-20 minutos, hasta que espese ligeramente y empiece a desaparecer el jugo de los tomates.


Mientras se hace la salsa preparamos la mezcla del pescado para lo que mezclamos todos los ingredientes excepto el aceite de oliva. Usamos las manos para trabajar la masa y conseguir una pasta homogénea.

Tomamos porciones de la mezcla y les damos una forma redondeada de unos 2 cms de alto (como si fuera hamburguesas gordas). Si la masa estuviera demasiado blanda, añade un poco de pan rallado pero sin pasarte porque si no los pasteles perderán jugosidad. Yo no necesité hacerlo.

Calentamos un par de cucharadas de aceite en una sartén y freímos los pasteles de pescado, a fuego medio-alto, durante 3 minutos por cada lado. Los pasamos a la cacerola en la que tenemos la salsa de tomate y añadimos suficiente agua como para cubrir parte de los pasteles (que llegue como a la mitad). Un vaso será suficiente, no más. Tapamos la cacerola y hervimos a fuego lento durante 10 minutos. Apagamos el fuego y dejamos reposar durante 10 minutos más.

Retiramos los pasteles de pescado y los reservamos en un lugar caliente o en una fuente tapada para que no se enfríen.

Subimos el fuego al máximo para reducir la salsa de tomate y, una vez evaporado todo el agua, coronamos los pasteles de pescado con ella.

Servimos con menta fresca picada.

38 comentarios :

  1. a mi no me resultas cansina, al contrario, lo agradezco. Me encantan las recetas de otras culturas. Y de hecho, en junio/julio hay un concurso de cocina sefardí y así me das ideas.

    Esta además me viene fenomenal, porque a mi hija no le gusta el pescado, salvo el bacalao a la riojana. Y esta receta tiene muchos de esos ingredientes, pero con una elaboración muy distinta, así que variaremos un poco en casa ;)

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  2. A mí tampoco me resultas cansina, de hecho me encanta que le saques jugo a los libros :D Gracias por enseñarnos las recetas.

    Tiene una pinta buenísima ese platito de bacalao. Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué pintaza que tienen. A ver si encuentro bacalao y los pruebo
    besos

    ResponderEliminar
  4. de cansina nada,es cocina de otras culturas que pinta muy bien y debe quedar muy jugoso todo,me la guardo para probar
    buen finde
    beso

    ResponderEliminar
  5. El bacalao me vuelve loca, así q tu receta me encanta!! y de cansina nada de nada

    ResponderEliminar
  6. que es esto Carmen! tiene una pinta favulosa! me la guardo! buen finde!

    ResponderEliminar
  7. soy poco bacaladera pero tengo que decir que la pinta es espléndida, se me ocurre que tiene que estar exquisito con bonito, lo haré cuando empiece la época, queda poquito, bss

    ResponderEliminar
  8. Nos trais cada cosa tan ricas Carmen que para nada eres cansina guapetona!! ;););)
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  9. Ataca todo lo que quieres mientras que sean tan deliciosas como esta receta! Tiene una pinta de muerte! ;)
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Se me hace la boca agua al ver estas fotos! Que plato más jugoso y rico!

    Un abrazo y buen fin de semana Carmen!!

    ResponderEliminar
  11. Que pinta tan buena ,yo hago algo parecido con bonito .Me encanta conocer recetas de otras culturas la pena es no poder probar todo lo que veo por aquí.besinos

    ResponderEliminar
  12. Las fotos lo dicen todo, qué delicia. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  13. Madre mía Carmen, que ricooooo
    Con lo que me gusta a mi el bacalao. Tiene pinta de estar delicioso
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Tienen una pinta deliciosa y además se ven super jugosos. Otra manera para comer pescado y esta creo que para los niños genial.

    Muas y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  15. me encanta el bacalao presentado asi , queda super esponjoso y muy rico con la salsita de tomate..un besote

    ResponderEliminar
  16. Que delicia, se ve muy jugoso y con esa salsita y esa presentación no te dejo ni las migas! ;)
    Besis

    ResponderEliminar
  17. Ñam, Ñam, Ñam...que rico y que hambre me está entrando!!!
    Besos.
    Raquel

    ResponderEliminar
  18. Las recetas de Ottolenghi son adictivas y exquisitas, así que esta pronto caerá en casa, pero ya sabes receta que se prepara de este libro, receta que se repite muchas veces jejeje
    besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  19. Uuhhhhh!!! que rico.. en casa el bacalao fresco no les acaba de entusiasmar en cambio yo lo encuentro riquisima.. esta versión tuya con esa salsita "insuperable"... que buena pinta. Besitosss, y buen finde!!

    ResponderEliminar
  20. Repito lo que ya te han dicho..de cansina nada! Es más, a mi me parece muy bien que se den a conocer recetas que se han visto en libros de cocina..a veces eso puede animar a comprarlos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. A mi no me cansa, Jerusalem es un libro del que tengo buenas referencias desde el principio al fin, así que te agradezco saber más sobre sus recetas, y si la receta en cuestión lleva bacalao sabes que para mi es una maravilla, no dudes que lo probaré, sin dudarlo, el bacalao con manzana fue tan rico que repetir no me importa.
    Un beso, guapa
    Y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  22. El toque picante me encanta, pocas veces lo puedo añadir a mis platos, ya sabes, por los peques.
    Se me han saltado los ojos cuando he visto estas fantásticas fotos.
    Feliz fin de semana Carmen.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Si tú quieres que te llame cansina, te lo llamo: "¡Cansina!", pero ojo, que en el buen sentido de la palabra. Pero esto no es cuestión de que por aburrimiento te lo tenga que decir para que te quedes tan pancha, no. Ya desde aquel cuscús y desde aquellas albóndigas, una se dio cuenta de que esta cocina sin artificios es la que nos gusta a la gran mayoría y la que podemos poner en práctica sin miedos, así que qué menos que agradecerte ser tan cansina por al menos, por mi parte, darme a conocer una cocina que desconozco por completo, pero que imagino que ha de ser rica y variada.

    Ya sabes que el bacalao me encanta y siempre tengo migas en la nevera, así que esta receta cae en cuanto me vea corta de pescado fresco. ¡Pues no tiene que estar sabrosa! ¡Y que no falte el pan! Esta receta sin pan no se puede comer. ¡Seguro!

    Lo malo, con todo esto, si es que tuviera que sacar algo malo de estas enseñanzas, es que mucho me temo que cuando me vaya de vacaciones, como me dejen entrar en alguna librería, ese libro del que has sacado estas recetas, va a hacer que mi maleta pese más de la cuenta.

    Un besazo, y feliz finde!! :))

    ResponderEliminar
  24. Cansina túuu, anda ya!!!! yo estoy encantada con que lo seas, y así nos sigues deleitando con estas recetas de tu libro. Por Dios!!! con ese bacalao los pasteles tienen que estar deliciosos y con la salsa ya rematas la receta. Me encanta Carmen. Muchos besitos y buen finde

    ResponderEliminar
  25. Sencillamente una delicia, el bacalao me encanta así que es una opción estupendísima para comerlo "de otra forma". Estoy intentando pensar qué hago mañana de comer y creo que es una ocasión estupenda para hacer el cuscus de tomate y cebolla que comentas y que tenía en pendientes -me gusta tambièn mucho el cus-cus. Y no, no eres cansina con lo de publicar más recetas de ese libro....a mi por lo menos me encanta así que puedes seguir.
    Pasa un feliz finde, besotes.

    ResponderEliminar
  26. Menuda pinta amiga, no me importa que sigas haciendo recetas de esa maravilla de libro!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  27. Quien dijo cansina?? Con lo bueno que es descubrir libros y recetas nuevas?? Anda, anda.
    Maravillada me voy.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Anda que, cansina dices? Por favor Carmen, pues entonces "sigue cansándonos" con estas delicias porque aún sin haberlo probado, viendo la pinta que tiene estoy convencida dde que esa descripción de su sabor es totalmente acertada
    BEsito

    ResponderEliminar
  29. Adoro el bacalao, así que estos pasteles, seguro que me quitan el sentido !!!
    Que ricos y que salsa más deliciosa !!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. vaya pinta mas rica, este pastelito esta de lo mas bueno!
    besos

    ResponderEliminar
  31. Que propuesta tan rica! me encanta el bacalao, y con esta salsa casera tan rica tiene que estar genial!!

    ResponderEliminar
  32. De cansina nada, por favor sigue así, vaya pinta tienen estos pastelitos!

    Besos!

    ResponderEliminar
  33. Ya tengo ganas de ver ese libro, que tiene que ser maravilloso! Con las cositas tan ricas que nos traes!! Se ve delicioso!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  34. Uff, ¡cómo tiene que estar esa salsa! para mojar pan y no parar. Un saludo!

    ResponderEliminar
  35. Pues yo soy otra cansina, porque este hombre me tiene totalmente enamoradita, tengo pendiente de publicar dos recetas de él, y la ensalada de arroz que publique no dejo de repetirla, tengo pendiente tu cuscus y las albóndigas, total que por favor sigue publicando cositas tan ricas.
    Un besazo guapa y buena semana

    ResponderEliminar
  36. Qué cosa más maravillosa, guapa.
    Me encanta la cocina sefardí, y no conocía el libro de este hombre, así que ya me tienes buscándolo por las librerías y "los internetes".
    Estos pastelitos me han encantado. Los probaré.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  37. La receta judía me parece muy interesante y además, todo lo que he probado me ha encantado, así que me apunto la receta :)

    ResponderEliminar
  38. Ah, yo el sábado hice bacalao al pil pil! :-) nada que ver, pero me encanta la coincidencia. Esta receta tiene un aspecto fantástico. Visto lo visto, creo que voy a comprarme el libro. Estuve a punto de traérmelo de Londres en noviembre, pero ya llevaba tantos libros que lo dejé. Gran error! Pues nada, para mi cumple, que es el mes que viene, me lo auto-regalo
    Un besazo
    Ana

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, me arranca la sonrisa :)