Tía Alia Recetas


Detrás de este blog hay una historia que me gustaría compartir contigo. Una pequeña y sencilla historia que, posiblemente, no sea muy diferente de la tuya.

En mi familia siempre ha habido una arraigada tradición culinaria.

Mi abuela y sus tres hermanas, entre ellas Alia a quien dedico con todo mi cariño este blog, fueron grandes cocineras y fabulosas reposteras.  De estas cuatro mujeres, que impregnaron mi infancia de dulces olores y deliciosos sabores, heredé una profunda pasión por la cocina y toneladas de recuerdos maravillosos.

Hace varios años Alia me regaló su recetario.

A pesar de su apariencia engañosa, no es más que un montón de cuartillas escritas a máquina, unidas por unos hilos a modo de anillas y protegidas por unas tapas de madera, este librito es un pedacito de mi familia porque contiene las recetas con las que varias generaciones nos hemos deleitado.


Es una joya, mi joya. Y lo tengo guardado como oro en paño.

Desde entonces, la idea de trascribir todas sus recetas ha estado rondando por mi cabeza pero no ha llegado a materializarse hasta hace unos meses cuando me decidí a crear este blog.

Un blog que nace sin más pretensión que la de convertirse en un espacio en el que recopilar y compartir las recetas que me acompañaron durante mis años de infancia.  Porque mi principal deseo es que se mantengan vivas durante mucho tiempo.

Inevitablemente, por estas páginas van a pasar recetas provenientes de otras fuentes: de mi familia política, de libros y revistas de cocina, de amigos, de otros blogs, de viajes, de restaurantes, de creación propia, etc.

Pero serán todas recetas que, de una manera u otra, formen parte de mi cocina y constituyan mi legado gastronómico.

Yo voy a disfrutar preparándolas, publicándolas y compartiéndolas contigo.

¡Espero que tú también!